¿Tienes adicción por complacer?

Los adictos a complacer a los demás tanto en la aprobación y en el amor se rigen por ideas rígidas como si fueran los diez mandamientos a seguir
Víctor Jiménez
08/03/2016 - 05:00

A continuación están las diez exigencias que se imponen las personas adictas a complacer a los demás. Los adictos a la aprobación y al amor se rigen por estas ideas como si fueran diez mandamientos a seguir, según menciona la experta en el tema, la Dra. Harriet B. Braiker, en La enfermedad de complacer a los demás. Junto a estas ideas hay un cuestionamiento que te ayuda a ver cuán irracionales son estos pensamientos.

1. “Siempre debo hacer lo que quieren, esperan o necesitan los demás”. Si en verdad piensas esto y actúas de acuerdo con esta idea, mereces el premio mayor al masoquismo. ¿Cómo puedes ser feliz viviendo para los demás, olvidándote de la persona más importante para ti: tú [email protected]?

2. “Debo siempre apoyar a la gente que me rodea, sin importar si me piden ayuda o no”. Cuando ayudas en exceso, te conviertes en un “metiche emocional”, una persona que trata de arreglarle la vida a los demás, aun cuando no la invitan a hacerlo. Ayudar está bien, pero la ayuda es mejor recibida cuando nos la piden.

3. “Debo escuchar en todo momento los problemas ajenos e intentar resolverlos”. ¿Alguien te asignó el papel de ‘salvadora’ o ‘rescatador’ en esta vida? Intentar resolver los problemas de todos es como estar condenado a cargar al mundo sobre tus hombros, igual que el Atlas. Escuchar está bien, pues quien comparte su sentir, se quita un gran peso de encima. Pero convertirte en la Cruz Roja que salva a todos es demasiado.

4. “Debo Ser  siempre amable y no herir los sentimientos de los demás”. A veces es necesario ser firme, aun cuando los demás podrían sentirse heridos. Cada uno es responsable de sus reacciones emocionales a las acciones de los demás. Es imposible complacer siempre a todos y en todo.

5. “Siempre debo  poner las necesidades de los demás por encima de las mías”. Está bien considerar las necesidades de otras personas, pero abandonar las propias para darle gusto a otros es el camino más fácil a la frustración y la depresión. Cubre tus propias necesidades primero, después podrás apoyar  con más gusto.

6. “Nunca debo decir ‘no’ a quien me necesita o me pide algo”. ¿Acaso eres la Madre Teresa de Calcuta? Muchas veces es necesario decir ‘no’ a los demás. Decir ‘sí’ a todas las peticiones y deseos de otros te desgasta, te roba energía vital, te consume.

7. “Nunca debo  desilusionar a nadie ni abandonar de ninguna forma a los demás”. Ayudar con lo mínimo necesario obliga a la persona a quien auxilias a utilizar sus propios recursos para salir adelante. Dale un poco de pescado a quien lo necesita, pero sobre todo enséñale a pescar.

8. “Siempre debo sentirme feliz y optimista y jamás mostrar ningún sentimiento negativo”. Esta es una gran exigencia, ¿no te parece? Estar feliz es deseable, pero los sentimientos negativos también forman parte de ser humano. Está bien enojarte, entristecerte, sentirte [email protected] Lo negativo no son las emociones, sino lo que haces con ellas. 

9. “Debo intentar  complacer a los demás y hacerlos felices en toda ocasión”. ¿En algún momento de tu vida firmaste un contrato donde dice que tu labor es hacer felices siempre a todos y en todo? ¿De dónde surge esta convicción? ¿A quién escuchaste decir que debías actuar siempre de esta manera?

10. “No debo agobiar a los demás con mis necesidades o problemas”. ¿Por qué no? Compartir con las personas queridas cómo nos sentimos es liberador y una muestra de confianza. Además, mostrar tu vulnerabilidad a un amigo, por ejemplo, estrecha los lazos de afecto entre tú y él.  Sígueme en facebook.com/vjimenez67

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK