Controla la incontinencia

No hay razón por la cual, la incontinencia urinaria impida a cualquier persona llevar una vida activa e incorporada a la sociedad, si se trata adecuadamente
Víctor Jiménez
07/06/2016 - 05:00

Aunque la incontinencia urinaria puede ocurrir a cualquier edad, es más común en los adultos mayores. La pérdida de control de la vejiga se presenta en diferentes grados: desde unas gotas de orina que salen al toser o estornudar hasta una inaguantable urgencia de orinar que impide llegar al baño.

¿Cuáles son las causas? Son muy variadas: una vejiga inflamada, infecciones, enfermedades como la esclerosis múltiple o Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, embarazos previos, problemas de próstata, el estreñimiento, algunos medicamentos e incluso las bebidas como el café y el té.

La incontinencia hace que la persona mayor se aísle y deje de disfrutar de sus pasatiempos por temor a tener “un accidente” fuera de casa. A menudo, los adultos mayores se avergüenzan de este padecimiento, por lo que evitan consultar al doctor. Este es un gran error, pues en la mayoría de los casos, el médico general y el urólogo pueden tratar la incontinencia urinaria.

Muchas personas aprenden a manejar la incontinencia con entrenamiento de la vejiga, idas al baño programadas, fortalecimiento de los músculos pélvicos y la administración de líquidos en la dieta.

El entrenamiento de la vejiga consiste en aprender a retrasar la ida al baño para orinar. Esto lo puedes lograr al extender gradualmente el tiempo entre cada ida al baño. También puedes practicar el doble vaciado: después de orinar, espera unos minutos y vuelve a orinar. Así aprendes a vaciar la vejiga completamente.

Las idas al baño programadas son útiles porque cada cierto tiempo se vacía la vejiga, así se evitan los accidentes. Aprende a no aguantarte hasta el último momento. Esta programación es muy efectiva para personas con problemas de movilidad, por ejemplo, quienes están en silla de ruedas. También es muy efectiva con quienes padecen de Alzheimer.

El fortalecimiento de los músculos pélvicos a través de ejercicios ayuda a regular la micción (el acto de orinar). Los ejercicios consisten en contraer ciertos músculos del cuerpo. Mientras orinas, trata de detener el flujo de líquido. Date cuenta de qué músculos utilizas para hacerlo. Esos son los músculos que tienes que ejercitar. También puede ayudarte si contraes el ano como si retuvieras los gases. Consulta a un médico para asegurarte de que estás haciendo los ejercicios correctamente. Las contracciones musculares se deben practicar varias veces al día, todos los días, de por vida. Dejar los ejercicios puede hacer que vuelva la incontinencia.

La reducción de ciertos líquidos, sobre todo de bebidas con cafeína, puede aminorar los síntomas de incontinencia urinaria. La cafeína es un diurético natural e irrita la vejiga. La irritación te puede provocar urgencia de orinar o la necesidad de ir al baño con mayor frecuencia.

No permitas que la incontinencia urinaria limite tu convivencia con las personas y las actividades que te gusta realizar. Hay tratamientos efectivos contra la incontinencia.

Pregunta a tu doctor sobre las opciones que tienes. Así, podrás llevar tu vida con confianza y sin limitaciones.

Sígueme en facebook.com/vjimenez67

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK