Lo secuestran policías

En un falso retén en la carretera, Omar fue detenido y presionado a pagar 120 mil dólares para su liberación
Arturo Ortiz Mayén
26/05/2016 - 05:00

A  l ver aquel retén de la Policía Federal sobre la autopista La Venta-Chamapa, en Cuajimalpa, Omar no sintió temor. Cuando le ordenaron detener su Mini Cooper para una “revisión de rutina”, siguió sus órdenes.

Eran poco más de las 12:00 horas del 27 de enero de este año, cuando le pidieron su licencia de conducir.

Uno de los cuatro policías que estaban en el supuesto retén, al pasar la caseta de cobro con dirección a Querétaro, la vio y se la pasó a otro de sus compañeros, quien la llevó hacia la patrulla. Segundos después ese hombre dijo que el automovilista contaba con una orden de aprehensión.

Omar les dijo que él no estaba involucrado en ningún problema legal y que se le hacía tarde para ir a su trabajo, pero los agentes le dijeron que tenían que presentarlo en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Su actitud cambió. Lo subieron por la fuerza a una patrulla y lo obligaron a agacharse. Le taparon la cabeza con una chamarra. En ese momento, Omar supo que estaba secuestrado.

Con insultos y golpes, le pidieron  los números de sus familiares y le marcaron a una de sus primas. A ella le pidieron 120 mil dólares por liberarlo.

La joven se comunicó con otros familiares con quienes acordó denunciar el rapto de Omar. Sin embargo, mantuvo comunicación con los plagiarios, quienes no cedían en sus exigencias.

Ella les pidió más tiempo para reunir el dinero, pues les dijo, no tenía acceso a las cuentas de su primo y esa suma estaba fuera de sus posibilidades. Varias horas después, al darse cuenta que esa cantidad sólo la podría obtener la propia víctima, los policías lo liberaron, indicándole que lo esperarían para que regresara con el dinero del rescate. Le dijeron que lo estarían observando.

Apenas lo soltaron, Omar buscó ayuda de la policía. Agentes de la Fiscalía Antisecuestros de la Procuraduría capitalina que ya tenían conocimiento del caso  iniciaron la investigación para dar con los responsables y a él le brindaron protección. 

Como parte de las pesquisas se solicitó a la Policía Federal acceso al álbum fotográfico de los elementos que estaban asignados a la zona donde ocurrió el secuestro.

Omar vio las fotos del personal de los sectores Cuajimalpa y Cuautitlán Izcalli. Ahí identificó a los suboficiales regionales Jaime Beiza López, de 35 años, y Julio Héctor Alcalá Delgado, de 39, como dos de los cuatro que lo secuestraron.

La Policía Federal inició una investigación interna y el 8 de abril, al encontrar varios indicios de que eran los responsables del rapto de Omar, citó a los suboficiales en la oficina de Asuntos Internos, en Paseo de la Reforma, esquina Varsovia, en la colonia Juárez.

Ahí fueron entregados al personal de la Fiscalía Antisecuestros de la Procuraduría capitalina. Los dos suboficiales fueron consignados ante el juez 54 penal con sede en el Reclusorio Oriente,  quien les dictó auto de formal prisión como probables responsables de secuestro exprés.

Las autoridades aún buscan a sus dos cómplices, quienes aparentemente son ex policías. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK