Corta al novio en cachos

Adela María Lorena denunció la desaparición luego de presenciar cómo su otra pareja asesinó y tiró el cadáver en el Ajusco
Arturo Ortiz Mayén
24/09/2015 - 04:30
Después de presenciar cómo fue asesinado su novio y acompañar a los homicidas a tirar el cuerpo en la zona del Ajusco, en Tlalpan, Adela María Lorena se presentó ante las autoridades a denunciar su desaparición.
 
Apenas habían transcurrido unas horas del crimen cuando la mujer, de origen argentino, acudió al Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (Capea) y dijo que el empresario Gumersindo García, de 43 años, había sido visto con vida por última vez cerca de su departamento en la colonia Del Valle, en la delegación Benito Juárez. 
 
Ocho días después, el 9 de junio de 2013, fue encontrado el cadáver de un hombre desmembrado dentro de una maleta en las inmediaciones de la carretera Picacho-Ajusco.
 
En su momento, el hallazgo generó una movilización de los cuerpos de emergencia de la ciudad, pues se dijo que además del cadáver de este hombre había varios más que podrían corresponder a los de los 12 jóvenes secuestrados en el bar Heaven de la Zona Rosa.
 
Finalmente se supo que junto a los restos de la víctima había varios costales con basura.
 
Gumersindo García fue identificado gracias a muestras de ADN que le tomaron a uno de sus hermanos, quien señaló que había desaparecido una semana antes del hallazgo del cuerpo. Cuando el hermano de Gumersindo se presentó a identificar el cuerpo, dos días después del hallazgo, no pudo confirmar que se tratara de él debido al avanzado estado de descomposición y a que la fauna del lugar había carcomido la parte superior del cuerpo.
 
Por la ropa que tenía el cadáver dijo que era muy probable que fuera su hermano.
 
Para confirmar la suposición fue sometido a una prueba de ADN que resultó positiva.
 
El hermano de la víctima dijo que su pariente, quien era propietario de gasolineras, aparentemente no había recibido amenazas. Aunque no se descartó un secuestro, dijo que le parecía raro que su novia, Adela María Noriega, hubiera desaparecido días después de que se levantó el reporte en Capea. 
 
Agentes de la PGJDF detectaron, durante la investigación, que la mujer argentina hizo una llamada desde el sitio donde fue encontrado el cadáver de Gumersindo. En ese momento se convirtió en la principal sospechosa. 
 
Al ser detenida dijo que la madrugada del 1 de junio de 2013 se comunicó con Esteban Daniel Barreto González, con el que sostenía una relación sentimental. A él le dijo que su pareja la había golpeado, por lo que se puso de acuerdo con él para planear el crimen.
 
Horas después, ese hombre y dos  más llegaron al departamento en la Del Valle,  donde ultimaron a su víctima. Ahí seccionaron partes de su cuerpo y lo metieron en una maleta.
 
Además de Adela María fueron detenidos Esteban Daniel Barreto González,  Joel Reyes Rojas o Joel Reyes Rosas y Luis Sair Mondragón Santana.
 
Los cuatro están presos en espera de sentencia.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK