Violó y embarazó a su hija

Pedro abusó de la menor durante 6 años hasta que su madre descubrió el “secreto”
Arturo Ortiz Mayén
10/12/2015 - 05:30
Durante seis años Rocío guardó en secreto los abusos a los que la sometía su padre. Es probable que hubiera callado más tiempo de no ser porque a consecuencia de esos ataques resultó embarazada.
 
El jueves 3 de diciembre por la mañana, Rocío, de 12 años, finalmente rompió el silencio. El asco y los mareos que sentía fueron inocultables ante su madre, quien le preguntó qué pasaba. La mujer de 40 años se sentó en la cama de la menor. Le dijo que más allá del malestar físico la notaba extraña. 
 
Rocío titubeó, dijo que no le pasaba nada, pero su mentira quedo evidenciada por su nerviosismo. Pasaron varios segundos antes de que rompiera en llanto. Entre lágrimas, la menor dijo tres palabras que pusieron en alerta a la mujer: "¡Es mi papá!".
 
Lo que siguió fue una historia de abusos sexuales de su padre biológico, Pedro , de 39 años, que iniciaron poco después de que ella cumpliera los 6 años.
 
Sorprendida, la mujer escuchó el relato de su hija. Supo que cada vez que ella no estaba Pedro , de ocupación carpintero, la atacaba y la amenazaba con causarle daño si revelaba "su secreto".
 
Todas las agresiones, le contó, ocurrieron en la vivienda que compartían en la delegación Tlalpan.
buscó ayuda. Después de escuchar el infierno que Rocío había vivido durante la mitad de su vida, la mujer buscó ayuda de la policía, pues su esposo no estaba en casa.
 
Los uniformados le sugirieron presentar una denuncia en la Procuraduría capitalina. Acompañada de su hija acudió a la Fiscalía de Delitos Sexuales, donde se inició la averiguación FDS/FDS-2/T2/491/15-12.
 
Tras rendir su declaración, el Ministerio Público giró una orden de localización contra Pedro .
 
La mujer le indicó a los agentes a los que les asignaron el caso que esa misma noche lo podían ubicar en Viaducto Tlalpan y la calle Tezoquipan, un punto por el que pasaba de regreso a casa. 
 
Los agentes se dirigieron con ella a bordo de una patrulla al lugar y ahí esperaron un par de horas. Aproximadamente a las 23:30 horas el presunto responsable apareció. Vestía pantalón de mezclilla azul y playera roja. 
 
Los agentes se acercaron a él y lo detuvieron. La mamá de Rocío dijo que él era su esposo y el agresor de la hija de ambos. 
 
Aunque negó la acusación, durante su comparecencia ante el Ministerio Público confesó que lo que su hija decía era verdad. 
 
Después de la evaluación médica y psicológica a la víctima, quien tenía menos de 12 semanas de gravidez, la menor se sometió al proceso para interrumpir legalmente el embarazo. Con su padre en prisión, Rocío buscará ahora retomar su vida.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK