Encuentro revelador

El destino provocó que Valeria fuera encontrada por un amigo de su familia, quien descubrió la explotación de la que era víctima la joven
Arturo Ortiz Mayén
09/08/2014 - 04:00
Andrea creía que su hija Valeria, de 16 años, vivía en Cuernavaca, Morelos, cuando en realidad estaba cerca de ella, en la colonia Guerrero, donde la obligaban a prostituirse.
 
El martirio de la adolescente pudo haberse prolongado por más tiempo de no ser porque un amigo de su familia la encontró de manera fortuita.La noche del 30 de julio pasado ese hombre, al que le apodan Rambo, circulaba a bordo de su automóvil sobre Paseo de la Reforma. 
 
Al llegar a la calle Mosqueta se detuvo por el alto del semáforo. En ese momento se acercó hacia él una joven que le ofreció sexo a cambio de 250 pesos.Al verla se dio cuenta que se trataba de Valeria, la hija de Andrea, por lo que trató de mantener la conversación. “Sólo traigo 200”, le dijo mientras la veía y se daba cuenta que la menor estaba intoxicada.
 
La adolescente volteó hacia la banqueta en la que estaba un joven, quien le hacía señas para que subiera al auto. Valeria así lo hizo. En cuanto estuvo frente a él, dentro del vehículo, lo reconoció. “No le digas nada a mis papás por favor”, dijo.
Al preguntarle por qué lo hacía, ella dijo que le exigían una cuota de 2 mil pesos diarios y que cada servicio lo tenía que cobrar en 250 pesos por un lapso de 15 minutos.
 
Al bajar del coche Valeria insistió en que no les dijera nada a sus padres. Rambo no le hizo caso. 
En cuanto llegó a su casa, casi a la una de la madrugada del 31 de julio, le marcó a Andrea y le dijo lo que había pasado.
Juntos regresaron a buscarla al día siguiente, pero al no encontrarla la mujer presentó una denuncia en la Procuraduría capitalina.
 
La madrugada del 2 de agosto pasado agentes de la Policía de Investigación encontraron a la menor cuando caminaba con dos hombres sobre el Eje 1 Poniente, en la colonia Tabacalera.Al acercarse a ellos uno de los hombres escapó. Al que detuvieron, de inmediato lo reconoció la madre de la víctima como Víctor Manuel Bringas Hernández, de 20 años.
iniciaron una relación a principios de año.
 
En el Ministerio Público la adolescente dijo que desde hace seis meses era obligada a ejercer el sexoservicio, que en ocasiones “trabajaba” hasta las cuatro de la mañana y que siempre la vigilaba Víctor Manuel.
 
Durante la investigación se supo que Víctor Manuel  conoció a Valeria a finales del año pasado y que iniciaron una relación a principios de este año.
 
La madre de la víctima dijo que inicialmente se fueron a vivir a Cuernavaca, pero días después regresaron a su casa, pero se marcharon porque él no quería trabajar.  Según le habían dicho, regresarían a Cuernavaca, donde Víctor tenía familiares.
En algunas ocasiones la mujer le envió dinero a cuentas que le indicaba su hija, pero nunca creyó que siguiera en la ciudad de México.
 
Valeria recibe ayuda médica y psicológica, mientras que Víctor Manuel fue enviado a prisión, donde enfrentará proceso por el delito de trata de personas en su modalidad de explotación sexual.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK