A sangre y fuego

Un grupo delictivo realizó despiadadas ejecuciones con el fin de controlar la distribución de droga en tres estados del país
Arturo Ortiz Mayén
05/11/2015 - 04:30
El ruido de varias camionetas avanzando por la cerrada de la Herradura, en San Miguel Ajusco, en Tlalpan, no era normal a esa hora de la madrugada. Los motores se apagaron al cruce con la calle Guadalupe Victoria y descendieron varios hombres encapuchados, vestidos como policías federales. Las 14 personas y un bebé de 8 meses que dormían en la vivienda despertaron cuando se escuchó una ráfaga de tiros. "¡Ya valieron madres, abran!", gritaron. Donovan, de 20 años, se asomó por una ventana. El movimiento de la cortina lo delató y comenzaron a disparar. La puerta metálica cedió ante los embates de los falsos federales. Todos iban vestidos de negro y con capuchas, uno de ellos llevaba una máscara de diablo. A él lo escucharon decir: "¡Nos vale verga, somos la federal!", cuando una de los habitantes les pidió que se tranquilizaran. “¡Dónde está el perico y las armas!”, gritó uno de los atacantes mientras movían todo en las habitaciones. Compra El Gráfico y descubre esta historia en tu edición impresa de hoy. 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK