Fuga fallida

Mario intentó ocultar sus crímenes bajo nombres falsos, pero terminó por ser arrestado al delinquir en la ciudad a la que había escapado
Arturo Ortiz Mayén
05/02/2015 - 05:30
Para no  ser reconocido, Mario Yorman Goicochea Alvarado, primero dijo ser menor, después dio una identidad falsa. 
Con el nombre de Luis Enrique Morales Noguez apareció en los periódicos de Pachuca, Hidalgo, que lo mostraban como integrante de una banda dedicada al robo de relojes finos en restaurantes y plazas comerciales. 
 
Esas fotografías permitieron que días después lo identificaran como el mismo sujeto que era buscado en la ciudad de México por dos homicidios.
 
Uno de esos crímenes fue el de un hombre que fue abatido el 17 de julio de 2014 cuando le festejaba su cumpleaños número seis a su hijo en una colonia de la delegación Venustiano Carranza.
 
El otro homicidio, por el que tenía una orden de aprehensión pendiente, fue el de un joven al que asesinó en una fiesta porque supuestamente se le quedó viendo insistentemente a su novia.
 
Por una mirada.  El 12 de enero de 2013, Jonathan, su hermano y un primo llegaron a una fiesta en una vivienda de la colonia Aquiles Serdán. Ahí supuestamente Jonathan miró insistentemente a una joven mujer. Ella, apodada La Pelona o El Niño, le contó a Yorman que ese joven la había incomodado.
 
El Yorman, según testigos, se acercó al joven que la chica le indicó y después de reclamarle le disparó en seis ocasiones a quemarropa. Después escapó corriendo. 
 
Desde entonces, los familiares de Jonathan identificaron al homicida. Sin embargo, la policía no lo atrapó y meses después volvió a matar, esta vez, en una fiesta.
 
Mató en cumpleaños. La noche del 17 de julio del año pasado, César Pérez Palacios le festejaba a su hijo Josué su cumpleaños número 6. Estaban reunidos alrededor de un pastel  con velitas encendidas en la calle General Maclovio Herrera, en la colonia Revolución, en Venustiano Carranza.
 
Mientras le cantaban las mañanitas al niño, irrumpieron varios sujetos, quienes comenzaron a disparar sin importarles que hubiera varios niños. En la balacera, César Pérez Palacios perdió la vida, otras siete personas —entre ellos cinco menoresque asistieron al festejo— resultaron heridos.
 
Los testigos identificaron al menos a uno de los atacantes: Mario Yorman Goicochea Alvarado, El Yorman.
Este crimen estaba relacionado con el asesinato anterior, pues César, estaba casado con la prima de Jonathan, la anterior víctima.
 
La investigación arrojó que el ataque en la fiesta de cumpleaños fue en venganza porque César lo señalaba en la averiguación previa por la muerte de Jonathan.
 
El Yorman huyó de la ciudad de México, pues su nombre comenzó a mencionarse en los medios de comunicación. 
Se  refugió en Pachuca, Hidalgo, junto con su madre, su novia y una de sus tías. Allá, supuestamente cometieron varios robos en diferentes plazas comerciales. 
 
Durante dos meses operaron con impunidad hasta que en septiembre del año pasado fueron detenidos en el fraccionamiento San Fernando del municipio de Mineral de la Reforma.
 
Mario Yorman Goicochea Alvarado El Yorman, ahora está preso en el Centro de Readaptación Social de Pachuca por robo agravado en pandilla. Cuando cumpla su proceso será enjuiciado por los crímenes en el DF.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK