Coquetea con la vida

Sugeily sonríe y destaca sus capacidades, tanto en la oficina que atiende en SEMOVI, como en los momentos cotidianos
Astrid Sánchez
24/03/2016 - 05:00

Ella siempre entra a la oficina con una sonrisa enorme, su ropa, maquillaje y accesorios delatan su coquetería, simplemente luce radiante y resalta su actitud siempre positiva a pesar del estrés.

 Sugeily Irais Anaya Ruiz  atiende, de lunes a viernes, la recepción de la Secretaría de Movilidad (SEMOVI); a simple vista nadie adivinaría que es una persona con discapacidad, pues su atuendo, su seguridad y sus conocimientos dejan claro que no existe ninguna limitación.

Apenas han pasado tres meses desde que Sugeily llegó a SEMOVI y ya cautivó muchos corazones, amigos que apoyan su trabajo, que la motivan y empujan a seguir adelante.

Sugeily tiene secuelas de parálisis cerebral infantil y aunque estas secuelas afectan su movimiento, no le impiden ser una persona activa, siempre en busca de la superación.

A un mes de haber conseguido su plaza permanente obtuvo su primer logro: cambió del área de Empresas a la Dirección, gracias a su entrega y dedicación.

"Es una gran oportunidad porque es el área más fuerte y aquí me han dado la oportunidad de crecer y demostrar que sí puedo hacer los cosas", presume.

Al principio fue un proceso difícil, Sugeily acepta que no le gustaba la idea de comenzar de cero en una área que desconocía y en un proyecto que no tenía contemplado, pero con el paso del tiempo ha asimilado este trabajo como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje.

"No me gustaba trabajar aquí y yo pensaba que no iba a poder, pero no tiré la toalla, me puse el reto y con el paso del tiempo me ha gustado y dejado mucho", comenta Sugeily.

El cambio fue drástico en todos los ámbitos. Antes de llegar a las oficinas de SEMOVI, Sugeily trabajó en una estancia infantil y después en una Unidad de Rehabilitación; su vocación, trabajar con niños y ayudar a las personas, todo en el Estado de México.

Ahora ha llegado a vivir con su abuela en la Ciudad de México y su madre María Patricia la acompaña. Ambas dejaron a su padre y hermano en su domicilio en el estado.

"Me vine pensando en que voy a crecer y afortunadamente siempre he contado con el apoyo de toda mi familia".

La estabilidad que ahora tiene Sugeily al sentirse una persona productiva y realizada le han dado ánimos para retomar sus terapias físicas, que ayudan a evitar la rigidez de sus músculos. Y una persona que llegó a su vida le ha demostrado que es una mujer hermosa, capaz de enamorar a cualquiera.

"Es un hombre que llegó a pedir informes y me pidió mi número, así seguimos en contacto y llevamos tres semanas saliendo. Es una persona que no tiene discapacidad, es bonito que la gente vea lo que hay detrás de una silla de ruedas", comenta con una sonrisa pícara.

Ahora que se ha permitido mirar hacia el futuro, Sugeily no pierde de vista su sueño de estudiar Pedagogía, meta que piensa cumplir próximamente.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK