Celebré con buen rock y buen sexo

Redacción
27/07/2016 - 03:00

Hola, mis chulos, he respondido todos los correos que me han enviado respecto al acoso callejero, me agrada que lean más allá de sólo relatos eróticos, que también hagamos conciencia de lo que pasa a nuestro alrededor.

El sábado fue mi cumpleaños y no había una manera más hermosa de festejar que asistiendo al Hell and Heaven, al estar ahí me encontré a la guapísima Paula Ramos, que adora también el buen metal. Amé el concierto, las bandas tocaron a todo lo que dio y fue maravilloso ver a Rammstein,  banda que  me encanta, me hubiera gustado estar más cerca de ellos, pero no pude.

Gracias a toda la gente que se tomó el tiempo de hablarme para tomarnos una foto y saludarnos, ¡para mí es emocionante que me reconozcan y además en lugares donde me encanta el ambiente!

Después de la euforia y saltar, mover la cabeza, cantar y gritar, por fin regresamos a casa, quedé exhausta, pero feliz y satisfecha de vivir cada día nuevas experiencias, fue mi primer concierto de esa magnitud, así que mis pies quedaron molidos, ni en las Expo Sexo me canso tanto, así que decidí meterme a la ducha con el agua más caliente que pudiera resistir, me senté a relajar el cuerpo y entonces entró él a la ducha, se hincó frente a mí y comenzó a masajearme los pies, sobra decir lo que ya habíamos platicado antes, adoro las caricias.

Masajeaba mis dedos y le daba alivio a las plantas de mis pies, no íbamos a dejar pasar la ocasión para no cerrarla con broche de oro, un regalo más a mi día de cumpleaños. 

Pasó mi dedo pulgar por su boca y comenzó a darle pequeñas mordiditas, mientras el agua caliente caía sobre mi cuerpo, pasó sus manos sobre mis muslos seguidas de su lengua, como si estuviera bebiendo el agua que escurría sobre ellos, se detuvo en mi vulva para chuparla como queriéndole sacar néctar. Mis manos acariciaban su cabeza, y movía mis caderas para presionarla sobre mí y así sentir más profunda su lengua, comencé a presionar mis pezones, cada vez se excitaba más, tuve un orgasmo que fue relajante, saqué toda esa emoción y me sentí aliviada, ligera, entonces se levantó, me colocó al borde de la barra y subió mis piernas de  forma que mis pies quedaran en su hombro, apuntó su pene y de una embestida logró penetrarme, detenía mis pies con su mano, y chupaba mi dedo gordo.

Logró terminar y veía su rostro de satisfacción, se había vaciado todo dentro de mí. Terminamos de ducharnos y nos acurrucamos en la cama a descansar, después de un día lleno de emociones.

Descansamos como bebés, un buen rock y buen sexo fueron una combinación perfecta.

Ojalá que quienes también fueron al HHFest hayan tenido ese final feliz. Los dejo mis chulos, les escribo desde la arena de la playa, seguiremos las travesuras por mi cumpleaños, bien acompañada de la sensual Elizabeth Márquez, con ganas de que llegue el próximo miércoles, para poder contarles lo que suceda en este viaje de placer.

Los adoro y espero sus comentarios a 

[email protected]

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK