Helena, la actriz porno

A partir de hoy, y cada semana, tienes una cita con Helena Danae, la actriz porno de la que todo el mundo habla
27/04/2016 - 05:00

Hola mis niños malos. Para quienes no me conocen soy  Helena Danae, una de las actrices 'porno' más jóvenes de México. Este año obtuve dos reconocimientos en los  Premios Mexxxico, que se entregaron en el marco de  la Expo Sexo y Erotismo en el Palacio de los Deportes; me reconocieron como Teen del Año y Actriz Revelación del Año.

Imagino que algunos ya  han leído notas  acerca de mi. En muchas aseguran que  ni siquiera terminé la secundaria, lo que es una mentira; lo que es verdad es que no concluí   la preparatoria, porque preferí cursar una carrera en Gastronomía, sí, soy Chef, egresada del Instituto Gastronómico de Aguascalientes.

Ser actriz porno es una profesión que yo elegí,   no es una salida fácil, ni un escape; es algo que me gusta,  y disfruto  cada escena grabada para la empresa Sexmex.

 Tengo una pareja estable, y contrario a lo que muchos piensan o dicen, no es mi padrote,   es un hombre que me apoya, así como lo hace la pareja de cualquier mujer que se dedique a  otra actividad. ¿Por qué habría de ser mi relación distinta a la de todos los demás?

Desde los 14 años me gustaba ver la página de las SuicideGirls 'SG' (un sitio web de softcore porn y alt porn, cuyas modelos tienen un perfil rockero, gótico o punk.) y pensaba que era algo que  quería hacer, además de posar en lencería para una página de chicas alternativas y con tatuajes. 

Así, a los 18 años  empecé a tatuarme y a posar en lencería para amigos fotógrafos, después subí el tono e hice mi primer desnudo. Al darme cuenta de que no se me complicaba tumbarme  la ropa frente a la lente, y que lo hacía bien, también descubrí que   me gustaba y me emocionaba. Entonces conocí a un fotógrafo con el seudónimo Toogallo y gracias a mi trabajo con él, mis imágenes llegaron a manos  de Fernando Deira (director de Sexmex), quien me contactó para invitarme  al mundo del porno.

No puedo mentir, sentía nervios, porque como todos tenía  una idea errónea de cómo se vive tras bastidores el 'porno'. He  leído comentarios de mi trabajo y hay quien cree que llegas a una habitación donde un tipo con cara de pervertido te da órdenes como: chúpamela-métetela-coge así  y la verdad no.

Cuando llegué a Guadalajara y conocí a Fernando quedé sorprendida. Un hombre alto y delgado con un tono de voz amigable y  una forma simpática de platicar. Al instante me sentí tranquila y en confianza. Me explicó  la forma en la que podíamos trabajar.

Muchos creen que  una actriz 'porno' gana poco dinero en México  y los único que puedo decirles es que no es así. Ganamos diferentes cantidades y al igual que en otros empleos depende del tiempo que trabajamos.  Así que no crean que nos explotan por cantidades mínimas durante un  mes. Nos pagan por hora o por escenas grabadas.  Yo  grabo una vez al mes, y después de eso uso mi tiempo como quiero. Tatuándome por ejemplo.

Pero siguiendo con lo de mi primer día de grabación en el estudio de Sexmex, la verdad fue deliciosa. La  escena, se desarrolló en una convención de ánime, donde fui a conocer a una SG italiana y hermosa;  ahí Fernando se me acercó y me invitó a hacer un experimento en el que  debo leer un libro mientras me masturban para ver qué tanta retención tengo ante el placer entre mis piernas. 

Me senté en un  escritorio y Lupiz —una chica de cabello rojo y boobs hermosas— me colocó  una balita justo en el clítoris, las descargas, el cosquilleo que sentía en toda la parte baja era inexplicablemente rico  y una sensación nueva para mí. No tarde mucho en tener  un orgasmo y obviamente no pasé la prueba de comprensión lectora, pero el orgasmo valió mil veces la pena.

Me levanté,  me desvestí y empecé a jugar yo sola, tocándome y rozando la balita sobre mi clítoris, y así lo hice una vez, dos, tres… Tenía orgasmos tan seguidos que de verdad me olvidé de que estaba ahí la cámara, mi novio  y todos los demás, porque me enfoqué en sentir y disfrutar. Cuando por fin terminé, volví a sentir que estaba en la habitación y  fueron los aplausos de quienes estaban ahí observándome los que me hicieron reaccionar. Ahí descubrí  que hacer 'porno' era lo mío.

A partir de hoy podrán  leerme cada semana y mandarme sus dudas o comentarios a [email protected] con gusto las publicaré en mi columna y juntos iremos rompiendo los tabúes del 'porno' en México. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK