Dale gusto a tu mamita

Helena Danae
09/05/2018 - 05:18

Hola, mis amores, bienvenidos una vez más a mis historias cachondas y eróticas. Ya mañana es día de las madres, mamacitas y mamitas, depende de a quién tengas en casa.

Y aquí les traigo tips para poder hacerlas más felices, en gustos se rompen géneros y puede que mi ayuda les venga bien a algunos.

Lo principal es que las consientan desde el amanecer, un desayuno a la cama no es solo cosa de las películas, su alimento preferido, ligerito para que empiecen el día con toda la actitud y energía. Invitarlas a pasear, tal vez ver una función matutina en el cine, llevarla a comer a su lugar favorito, a pasear al parque o algún museo y para rematar con broche de oro, prepárarle un baño delicioso y caliente para que pueda desestresarse y que su cuerpo esté relajado, mientras tanto pueden ir preparando una cena.

Sorpréndanla este día, seguro ella lo va a reconocer y si no son muy buenos en la cocina, el esfuerzo es bastante bueno y se aprecia. 

Y ahí les va cómo la pueden consentir en la parte cachonda: Imaginen que ella va saliendo del cuarto con un camisón de noche, la luz deja que se transparenten sus pezones, su cabello aún húmedo escurre algunas gotas hacia su espalda. Descalza llega hasta la mesa que le dejaste preparada y comienza comer, platican por un rato y el postre los hace terminar con un dulce sabor en la boca.

La tomas de la mano y la recuestas en la cama, la luz es tenue y su camisón te deja ver cada figura de su cuerpo, sus pechos, su cadera, su monte de venus.

Comienzas a acariciarla por la punta de los dedos de sus pies, vas subiendo a sus chamorros, sus rodillas, rodeas sus piernas con tus manos y tu nariz, hueles su perfume, y justo en sus ingles paras a dar pequeños besos, tu boca se guía hasta su ombligo, sigues besándola y volteas a ratos a ver su cara, se muerde los labios y aprieta los ojos, señal de que le está gustando, llegas a sus pezones, muerdes un poco y luego besas, como para sanar ese pequeño dolorcito por tus dientes, su cuello es blanco de tu lengua.

Luego tus dientes encuentran los puntos exactos para que su piel se ponga aún más chinita, la besas, mientras tus manos hurgan en su entrepierna, tus dedos llegan a su camino y empiezas a acariciar su clítoris, a jalarlo y a abrir sus labios, metes los dedos en su vagina y los mueves para estimular su Punto G, ella te besa con más fuerza porque está a punto de llegar al orgasmo. 

Justo cuando explote su interior, la tomas con ambas manos por el cabello y observas su expresión, la admiras. Le susurras al oído, feliz día, ella sonríe y entonces te abre las piernas pidiendo que comiences a penetrarla, empiezas lento y ella se retuerce del placer.

Ya estaba húmeda y deseando tenerte dentro, ella toma el ritmo empujándote de las nalgas, sus uñas se entierran en tu espalda y sus piernas rodean tus caderas, te pide más y más rápido, eso te excita y logras venirte dentro de ella, muerdes suavemente su oreja y luego la besas. 

Caminan juntos hacia la regadera,  entran a ducharse y comienzas a tallarla, cada centímetro de su piel merece un tiempo delicado, observas su cabello mojado, la espuma escurriendo por sus piernas y las gotas rebotando en sus pechos, terminan y le ayudas a secarse, la cargas y la llevas a la cama, la acaricias hasta que se quede dormida y la admiras con los ojos entreabiertos.

Esa es la mejor manera de festejar un día y lo pueden aplicar para este 10 de Mayo.

¡Los adoro muchísimo! 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK