El Hijo del Santo: “Imágenes que perduran”

Cinco días antes de morir, El Santo mostró por tercera ocasión parte de su rostro ante las cámaras de tele; Zabludovsky congeló la imagen y la expuso por un minuto al aire
29/01/2016 - 13:21

El pasado martes 26 de enero se cumplieron 32 años del polémico acontecimiento que se suscitó cuando mi padre se levantó la máscara y mostró por un par de segundos su rostro ante las cámaras del programa Contra Punto con el tema “La lucha libre, circo, maroma, teatro o deporte”, bajo la conducción del licenciado Jacobo Zabludovsky (qepd).

Y digo polémico porque El Santo jamás se quitó la máscara, tampoco fue conocido y mucho menos se terminó su mito, como en su momento dijeron al aire en un reportaje en el noticiero 24 Horas que se transmitió ese mismo día 26 de enero. 

Esa noche, mi papá se sintió profundamente decepcionado y a la vez muy enojado cuando vio aparecer su rostro congelado por casi un minuto en la pantalla, por esa razón se comunicó inmediatamente vía telefónica al noticiario y pidió que su llamada saliera al aire para aclarar que ¡él nunca se había quitado la máscara!

Sólo nosotros (su familia), supimos del dolor y el coraje que le causó este hecho que lo destrozó moralmente y del que se arrepintió los pocos días que le quedaron de vida, ya que casualmente murió una semana después, el domingo 5 de febrero.

Haciendo un poco de historia les platicaré que Santo, El Enmascarado de Plata, desde su debut el 26 de julio de 1942, logró que el público creara a su alrededor una y mil historias, convirtiéndolo al paso de los años en una leyenda viviente repleta de mitos entre los cuales está aquel que decía que cuando El Santo diera a conocer su rostro moriría. 

De ser cierto esto, mi padre hubiera muerto el mes de agosto de 1982, cuando mostró por vez primera parte de su rostro en la televisión mexicana. Cabe aclarar nuevamente que nunca se quitó la máscara, únicamente se la levantó mostrando una parte y por segundos (acto muy distinto).

Esto sucedió en el programa matutino Hoy Mismo, conducido por el excelente y exitoso periodista Guillermo Ochoa, quien festejó este hecho, mencionando que por respeto a El Santo, jamás se congelaría la imagen, ya que si su rostro iba a ser conocido por el público tendría que ser de manera leal, perdiendo la máscara sobre el ring.

La segunda vez que mi papá se levantó la máscara frente a una cámara de televisión y manejando el mismo argumento de que no era un hombre acabado ni ésa la razón de su retiro en el deporte, fue en 1983 en el programa nocturno En Vivo, conducido por el reconocido periodista y amigo Ricardo Rocha, quien nos entrevistó a los dos y no daba crédito a lo que estaba viendo. Él aplaudió el gesto de confianza que tuvo El Santo al mostrar su rostro por breves segundos ante las cámaras de su programa y no repitió la imagen y mucho menos la congeló, logrando que mi padre se sintiera satisfecho y agradecido con él.

¡Lo más valioso es que los que verdaderamente queremos a El Santo, lo queremos ver siempre con su máscara plateada! 

Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras. 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK