El Hijo del Santo: “Recuerdos vivos”

Desde Madrid, El HIjo del Santo recuerda el paso de su padre cuando filmó Santo contra el Doctor Muerte
El Hijo del Santo
27/11/2015 - 06:00
Estimados amigos de El Gráfico: Hoy les escribo desde mi habitación en el legendario Hotel Ritz, inaugurado por el Rey Alfonso XIII en 1910, cuya construcción fue supervisada por el hotelero César Ritz y de ahí su nombre. 
 
Es muy posible que me encuentre hospedado en la misma habitación que mi padre ocupó cuando vino a filmar a Madrid, ya que este hotel está ubicado frente al Museo del Prado, lugar en donde El Santo filmó de 1972 a 1973 la película Santo contra el Doctor Muerte, considerada por él como la mejor en cuanto a la producción de la compañía Cinematográfica Pelimex y a la dirección de Rafael Romero Marchent. 
 
Esta cinta la hizo acá cuando se vio en la necesidad de salir al extranjero a filmar por un veto impuesto por el entonces presidente de México, Luis Echeverría Álvarez. 
 
Increíblemente, a El Santo se le prohibió hacer cine en su país por negarse a mostrar su rostro a la entonces primera dama, por lo que tuvo que salir a lugares como Puerto Rico, República Dominicana, Haití y España, en donde rodó varias cintas en coproducción con estos países.
 
Estoy convencido de que el estar aquí no es casualidad y quiero compartir con ustedes mi alegría y entusiasmo, pues hemos tenido una recepción excelente en esta ciudad gracias a la hospitalidad de Álex de la Iglesia, de su gran equipo de trabajo y Gerardo Bola Juárez. 
 
Además agradezco la gran recepción que tuvimos en la embajada de México en Madrid, en donde la embajadora Roberta Lajous y el director del Instituto de México y Consejero Cultural, Pablo Raphael, nos recibieron con los brazos abiertos. 
 
También está contemplada la próxima llegada a Madrid del documental dirigido por Gabriela Obregón, El Hombre detrás de la Máscara, el cual es un testimonio real de mi vida dentro y fuera del ring. 
El largometraje esté esperando la gran oportunidad de ser proyectado comercialmente en diferentes lugares, por lo pronto fuera de nuestro país, pues no hemos encontrado buenas propuestas de distribución comercial. 
 
Me hubiera gustado, desde hace mucho tiempo, que un director mexicano hubiese llevado mi personaje en plan grande al cine en el extranjero y, además, con un presupuesto importante, digno de este personaje mexicano, pero no fue así.
Ahora estoy feliz de la mancuerna El Santo de la Iglesia y confío absolutamente en el talento y creatividad de este gran director para que juntos llevemos un pedazo de México al mundo, a través de la máscara de plata. 
Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras. 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK