Esclavitud en el ring

Este viernes es el Día Internacional de Rememoración de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos y en la lucha libre, persiste esta práctica
El Hijo del Santo
25/03/2016 - 05:00
Hola mis queridos amigos de Él Gráfico, espero que estén disfrutando este fin de semana de asueto donde, para los que profesamos la religión católica, son días que se recuerda la Pasión de Jesucristo y que consideramos como días Santos. 
 
Pero también hoy, 25 de marzo y desde el año 2008, es el  “Día Internacional de Rememoración de las Víctimas de la Esclavitud”, y fue la Asamblea General de la ONU la que proclamó este día para recordar a las víctimas de este inhumano suceso que vivió el mundo.
 
Es curioso que el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, haya estado en la hermosa isla de Cuba, lugar que se llenó de esclavos en el tiempo de la conquista y que años más tarde se convirtió en uno de los lugares turísticos por excelencia para muchos estadounidenses y mexicanos, entre ellos mi tío Black Guzmán, quien de hecho se caso con una bella mujer cubana de nombre Elsa, con quien procreó un hijo; mi primo Miguel Ángel. 
 
Mi padre también disfrutó de esa bella época cuando filmó en la Habana sus dos primeras películas en 1958, mismo año en que el líder del Ejército Guerrillero Fidel Castro, logró derrotar el régimen de Fulgencio Batista y llegó al poder para convertirse en un nuevo dictador hasta el día de hoy.
 
Yo tengo muchos y muy buenos amigos cubanos radicados desde hace muchos años en México, y ellos desean que esta visita de Obama tenga beneficios positivos para sus compatriotas radicados en la isla y logren por fin tener esa libertad tan anhelada, aunque por ahí no va el encuentro.
 
Pareciera como si hablar de esclavitud nos remontara a los tiempos medievales, pero lamentablemente eso y la discriminación continúan existiendo incluso en nuestro país, claro, de una manera “disfrazada” a través de la trata de personas y dentro de muchos otros ámbitos de nuestra sociedad, entre ellos la lucha libre, si, leyeron bien; dentro de la lucha libre a muchos elementos se les trata como “esclavos”, tienen que trabajar los 7 días de la semana, (a pesar de que algunos estén lesionados), si bien les va, por unos cuántos pesos y si el promotor no huyó con el dinero de la taquilla.
 
Los más afortunados reciben el 40 por ciento del dinero que su empresa cobra por ellos, pues el otro 60 se lo embolsan los patrones o sus achichincles; por eso algunos luchadores han emigrado de las empresas ya que se vuelve una situación hasta penosa para ellos. 
 
Muchos de mis compañeros, sobre todo los que no logran ser jamás estelares, tienen que viajar en condiciones muchas veces lamentables, sin tener acceso a un mejor transporte y mucho menos a un buen hotel o salario, ¡ah! y cuidado se les ocurre intentar llegar a un acuerdo con algún promotor porque entonces son vetados o en el mejor de los casos, castigados dos o tres semanas  sin remuneración alguna ni puestos en los programas de lucha libre para trabajar. 
 
Este hecho es lamentable y nadie tiene derecho a pisotear la dignidad humana. También es cierto que muchos luchadores al encontrarse “cómodos” a pesar de los malos tratos, continúan permitiendo abusos por miedo a independizarse y a no “aparecer” en la televisión o ser bloqueados, como me pasó a mi
 Me dijo un compañero un día: “si a ti que eres El Hijo del Santo te bloquearon en toda la República, ¡imagínate a nosotros!”, solo que a mí no me importó porque yo no le doy poder a quien no lo tiene. 
 
Volviendo a lo que estábamos, con todo mi corazón deseo que del tema Obama-Cuba, salga para los cubanos algo mejor que buenos negocios ya que lo que realmente quieren es una mejor calidad de vida y sobretodo su libertad al cien por ciento,  ojalá éste haya sido un buen comienzo. Mientras, les deseo unas felices vacaciones.
 Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK