Salen juntas pero ya no regresan

Verónica Rivera Fentanes busca a su hija Mariana Mendoza, de 17 años. Martha Lilia Serrano busca a Litzy Vivian Bojórquez, de 14 años. Autoridades dijeron a una de las madres que la desaparición era un caso de “vagancia”
Lydiette Carrión
23/12/2014 - 03:00

Verónica RiveraFentanes busca a su hija Mariana Mendoza, de 17 años. Martha Lilia Serrano busca a Litzy Vivian Bojórquez, de 14 años. Mariana, de 17 años, y Litzy, de 14, eran vecinas desde hace tiempo, vivían en la misma calle, pero se conocían poco; además de la diferencia de edad, Mariana iba por la mañana a la escuela, y Litzy por la tarde. Pero en el verano pasado, varias muchachas se organizaron para crear un equipo de futbol femenil y se juntaron todo el verano en un parque cercano.

Y entonces se volvieron amigas, aunque casi nunca se veían, una vez que regresaron a clases, Mariana al Conalep, y Litzy a la secundaria.

El sábado 6 de diciembre, sin embargo, quedaron de verse para ir a la romería en la explanada de la delegación Venustiano Carranza.

Litzy habló de comer crepas y un frappé, Mariana de unos tacos.

Salieron de su cuadra a las cinco de la tarde. Litzy no traía más de 50 pesos y la ropa que llevaba puesta. Mariana, igual, aunque cargaba su celular.

Debían tomar un ‘pesero’ que recorre el Eje 3 Oriente hasta la explanada. Y las vieron llegar y pasear. Una tía de Litzy vende cafés. Las muchachas llegaron con ella alrededor de las 8:30 de la noche. Y al cuarto para las nueve les dijo la mujer:

–Hijas, ya váyanse, porque ya es tarde para ustedes.

Las niñas así lo hicieron, pero todavía, a las 9:15 de la noche, Litzy llamó desde el celular de Mariana para reportarse. Dijo a la mamá, Martha Lilia Serrano:

—Ya sé que es tarde, pero todavía queremos comernos unos tacos.

—¿Dónde están? preguntó Lilia.

—Vinimos al baño, aquí al Walmart. Pero vamos de regreso a la explanada.

A las 10 de la noche el celular de Mariana ya estaba apagado. Y las niñas no llegaron.

El domingo por la mañana, la mamá de Mariana, Verónica Rivera, logró comunicarse al celular. Mariana respondió con voz muy baja:

—Estamos bien. Tenemos mucho qué pensar. Llego al rato.

—No, Mariana. Dime dónde están, vamos por ti.

La muchacha pareció titubear y preguntó a alguien: —¿Dónde estamos?

Ese alguien dijo:

—Iglesias Calderón y Genaro García.

Colgó.

La familia fue a buscar la dirección. No halló nada.

El lunes Verónica y Lilia levantaron las denuncias por las desapariciones de Mariana y Litzy.

A Lilia le dijeron en el Ministerio Público que era un caso de “vagancia” e iban a regresar. No quisieron iniciar el acta.

A la mamá de Mariana le dijeron que no había sistema, que regresara el jueves.

–Pero ¿cómo el jueves? insistió la mamá. Se perdieron el sábado.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK