Se libera y recibe amenazas de muerte

El sujeto que plagió a Syama Sahki durante 17 meses, continúa acosando a la joven para que vuelva con él
Lydiette Carrión
07/06/2016 - 05:00

Alexis mantuvo privada de su libertad a la entonces menor de edad  Syama Sahki Paz Lemus, por 17 meses. Ahora continúa amenazándola de muerte a ella y a su familia.

El 5 de diciembre de 2015, la familia Paz Lemus comunicó en redes sociales que su hija Syama por fin había sido localizada. La adolescente desapareció de su casa, en Ecatepec, desde el 27 de octubre de 2014. Habían pasado 14 meses. En aquel entonces, mucha gente cuestionó qué es lo que había pasado con la joven, cuál era la historia detrás de la desaparición. ¿Había sido ausencia voluntaria?, ¿Syama había regresado por propio pie? Muchos exigieron una respuesta y criticaron que ni la hija ni la madre respondieran.

 Otros más, en cambio, defendieron a la familia: “Déjenlas en paz”, clamaron. “Como sociedad, lo único que importa es que la muchacha haya regresado sana y salva a casa. No necesitan dar explicaciones”.

Ahora, cinco meses después, la familia ha tenido que hacer público lo que pasó: Syama fue privada de su libertad, y el tipo que lo hizo la sigue amenazando.

La historia de Syama. El lunes 27 de octubre de 2014, Syama Paz Lemus, de entonces 16 años, desapareció de casa.

Había dejado su cuarto desordenado. El Xbox, en el que Syama jugaba casi todos los días, no estaba. Tampoco la mascota de la familia, una perrita mestiza color café, pequeña.

Desde el inicio, Neida sospechó de un joven que la muchacha conoció mientras jugaba Xbox en línea. Dijo llamarse Alejandro, le escribía mensajes en Facebook: “Syama, te amo, quiero estar contigo por siempre. Eres muy importante. Estamos orgullosas de ti” (sic). Pero las amigas de Syama apuntaron hacia otro sospechoso: uno que había sido agresivo y amenazante en Internet. Neida recordó el incidente: Syama había entrado en contacto con un individuo que dijo llamarse Ian. Éste también jugaba en línea. En alguna ocasión él se había hecho pasar por Syama en Facebook, y luego la amenazaba: “¿Quiéres detener esto? (sic), vuelve conmigo en todos los aspectos. Bien hecho Syama, sigues siendo mi marioneta. Tal y como lo planeé”. “Vente conmigo o te vas a arrepentir”.

Neida explica lo que en realidad pasó: Syama conoció a Alexis por redes sociales. Él se presentó como su amigo. Syama tenía mucho tiempo de no ver a su padre biológico, y Alexis le dijo que la ayudaría a buscarlo. Syama se fue con él. Llegaron a la casa de Alexis, en la Ciudad de México, y ahí la privó de su libertad, en complicidad con la madre de él.

Fue entonces, una vez en manos de él, que Syama se percató de que Ian y Alejandro de Internet eran la misma persona: Alexis.

Durante el tiempo que ella permaneció con él fue amenazada de muerte: que la mataría a ella, a su familia. Fue explotada, corrompida, dado que su captor subió fotografías íntimas de ella a la red; también la obligó a practicarse un legrado. Finalmente, el 5 de diciembre de 2015, Syama se encontró por casualidad con sus abuelos. Dijo estar bien, por temor. Pero el contacto se hizo, y Syama decidió que la única manera de escapar de él era hacerle creer que ella estaba de acuerdo con la relación. Así lo convenció de que fueran a vivir juntos con los abuelos de ella.

Syama finalmente regresó a su casa en marzo de este año. Y desde entonces las amenazas de muerte no han parado.

—¿Hay una denuncia contra esta persona?— se pregunta a Neida. 

—Sí, por privación ilegal de la libertad. Hasta ahorita no había procedido porque la procuraduría del DF y la mexiquense se han estado aventando la bolita”.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK