Déjate consentir en Malinalco

En el pueblo mágico puedes visitar su ya famosa zona arqueológica o adoptar una mantis en el museo Los Bichos
Viridiana Ramírez
27/05/2016 - 05:00

Qué hacer.  La zona arqueológica de Cuauhtinchan es imperdible. Su nombre significa, literalmente, "lugar donde se adora a Malinalxóchitl", diosa mexica responsable de la hechicería y artes oscuras, hermana de Huitzilopochtli. Ha sido tallado enteramente en la roca con un gran espacio redondo en la cúspide, donde se reunían los guerreros Águila y Jaguar para presenciar el sacrificio de un guerrero prisionero, el cual se convertiría en el mensajero del sol.  

Al interior se encuentran esculturas de dos águilas y un jaguar extendido. Detrás de una de las águilas está un "cuauhxicalli", donde se colocaban los corazones de los sacrificados.  

 

Otro monumento que tampoco te puedes perder es el convento agustino, junto al  templo del Divino Salvador. La fachada es de tipo plateresco, muy sencillo, y tiene una altura considerable. Se puede visitar su interior para apreciar con calma las bellas pinturas murales que decoran el monasterio, las del claustro bajo son originales del siglo XVI y fueron pintadas por excelentes artistas indígenas del pueblo. 

 

Recorre los puestos del centro, puedes llevarte ropas hippiosas desde 100 pesos, joyería de madera y con plumas desde 30 pesos, mezcales y salsas gourmet desde 80, barras de jabones relajantes, desde 100.  

 

Hecha un vistazo al Museo Vivo Los Bichos, el cual ocupa un lugar dentro de una casona dividida en tres salas para exhibir tarántulas, mariposas multicolores y los llamados “hijos de la lluvia”, una colección de hongos recolectados en los alrededores del pueblo. 

Pero quienes logran asombrar a los visitantes son las mantis religiosas, pues el museo es el primer criadero legal y sustentable de México de esta especie. Incluso, se puede llevar una a casa, con su respectivo kit de supervivencia que incluye: una manti, refugio, aspersor de agua y cultivo de alimento, por 150 pesos. 

 

Dónde comer.  En la plaza principal abundan los puestos de tacos. En "Doña Cris" hay de cecina, bistec, pollo y suadero, los sirven con nopales y papas fritas por 12 pesos, refrescos y aguas: 13 pesos. El Edén y sus truchas son otra opción (en la calle Vicente Guerrero), así como Los Placeres y sus quesos fundidos con jamaica. Si te alcanza échate un mezcal o una cerveza por 30 pesos, en el Puente de Má-Li. Acuérdate de las nieves de zarzamora por 26 pesos.  

 

Dónde dormir.   Posada María Dolores, a un costado del convento. Habitaciones para dos personas desde 450 pesos por noche. Llama al teléfono  01 (714) 147 0354.  

 

Cómo llegar. El autobús es la opción más recomendable. De viernes a domingo hay corridas directas a Malinalco, saliendo de la terminal de autobuses Poniente (Observatorio). La línea Autotransportes Águila tiene dos salidas: 16:00 y 18:00 horas. Boleto sencillo: 90 pesos.  

 

Total.  630 pesos (viaje redondo en autobús y una noche de hospedaje). Te sobran mil 370 pesos para comidas y actividades.  

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK