Cambio de expectativas

Las mujeres solteras gozan de una estabilidad laboral y económica que puede cambiar las perspectivas al momento de buscar una pareja formal
Cecilia Rosillo
28/05/2014 - 03:00
El problema no es ser soltera, sino querer  una relación amorosa seria y formal y no encontrar con quién tenerla, ésta es la principal queja de las mujeres mayores de 30 años, que buscan el amor y  no sólo sexo y hombres para salir.
 
Hoy es muy común que mujeres exitosas en muchas áreas de su vida estén en crisis de pareja, pese  a que los sociólogos aseguran que, aunque se debe a que los roles de género han cambiado, hay nuevas formas de convivencia.
 
Lo cierto es que hoy muchas mujeres son económicamente independientes y muchas de ellas disfrutan de las mismas libertades sexuales que los varones y se desarrollan exitosamente en el ámbito social, pero a pesar de ello la pareja estable sigue sin aparecer.
 
Se estima que hay un 51% de mujeres solteras contra un 49% de hombres, lo que hace suponer que faltan varones, pero en realidad este no es el problema, ya que de ser así solo debería haber un 2% de mujeres sin pareja pues todos los demás estarían ocupados y hasta repartiendo turnos.
 
Tan sólo en webs 20 mil personas a la semana se dan de alta con el fin de encontrar pareja, y un tercio de esas personas tiene la intención de conseguir una relación a largo plazo y sólo 7% tiene el objetivo de llegar al altar.
 
¿Entonces dónde están los hombres casaderos? ¿O qué pasa con las mujeres que no logran pescar nada? Una de los argumentos actuales es que por tradición y por el tipo de educación que se da a la mujer, a ésta le entra depresión casi rozando los 30 años si no tiene perro que le ladre, cosa que suele estar influenciada porque se sigue viendo al novio, prometido o marido como un trofeo o meta que se debe cumplir. 
 
Y por eso, el primer obstáculo para tener pareja es que más que desear la relación por lo que ésta aporta a la vida de la persona, la buscan para no ser juzgadas o criticadas, lo que las hace salir a una cacería voraz que ahuyenta a los hombres.
 
Por otra parte, en la mentalidad femenina existe mucho la idea de que  la mujer exitosa o mayor de 30 años es muy exigente, lo que la hace culparse de no conseguir pareja; pero,  justo de eso se trata, de que a mayor conocimiento de la vida y de las propias necesidades las mujeres elijan mejor a sus compañeros, para tener una buena salud emocional y respeto por ellas mismas.
 
Otra cosa que se interpone en el encuentro son las expectativas desmedidas, como pensar que nuestra felicidad depende al 100% de nuestra pareja, de quien se espera resuelva toda nuestra vida. Lo cual aleja a las personas, ya que nadie quiere cargar vacíos ajenos.
 
Otra de las barreras es no saber si se quiere una pareja o no, por tonto que parezca. A veces, lo que queremos es satisfacer necesidades afectivas familiares, situaciones económicas o presiones culturales, no en vano una de las ofensas más venenosas entre mujeres es  decirle a una soltera: “Yo sí me casé”.
 
El tipo de relación que vivieron las padres también influye en encontrar o no pareja, ya que es un espejo en el que toda mujer se mira y supone la fantasía de un éxito que no se puede igualar o aterra repetir el fracaso que supuso. 
 
Pero el primer lugar se lo lleva el miedo real al compromiso que supone elegir, renunciar, conformarse con lo real y dejar de lado los sueños de la infancia y en ello va la idea del “príncipe azul”, del  “cuento de hadas”, aunque también puede haber un temor inconsciente a dejar de ser libre e independiente, a fracasar en el intento.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK