Llenos de amor

Especialistas se dieron a la tarea de comprobar que las relaciones estables pueden provocar que las parejas suban de peso
Cecilia Rosillo
27/06/2014 - 03:15
Típico, que te casas y cuando un par de años después te invitan a una fiesta de disfraces y piensas llevar el atuendo con el que te casaste… este ni remotamente te sube.
 
Mucha gente cree que este fenómeno es normal y que se debe a que el cuerpo cambia con las relaciones sexuales, lo cual es un mito; lo único cierto de esto es que la convivencia armónica de las parejas que se mantienen felizmente enamoradas, los hace subir de peso.
 
Como todos los temas sexuales, este fue blanco de la inquietud de un grupo de investigadores de la Universidad Metodista del Sur, en Texas, y reveló que la felicidad en pareja hace aumentar de peso.
 
Durante más de cuatro años, se dio seguimiento a parejas casadas a quienes se les preguntaba sobre su felicidad conyugal, al tiempo que se llevaba archivo sobre el peso corporal de cada persona.
 
Este cuestionario de felicidad y la toma de peso se realizaba cada seis meses y en cada ocasión pasó lo mismo: las parejas que estaban más felices y estables eran las que más habían ganado peso.
 
Una de las razones que arrojó el estudio fue que mientras las personas experimentan una relación de pareja feliz y estable, se dejan de preocupar por mantener una apariencia física esbelta.
 
De tal forma, también se vio que aquellas parejas que conviven con poca armonía no aumentan de peso y que, es más, adelgazan. Al punto que, en el estudio, se llegó a descubrir que las personas que se divorcian son las que se mantienen en mejor forma física.
 
De acuerdo con los expertos, las personas cuando llevan muchos años al lado de otra y consiguen ser armónicos, lo que los une es algo más que la apariencia física, simplemente se ha creado un vínculo de aceptación y amor hacia la persona tal cual es, haciendo que el físico pase a un segundo plano.
 
Así, el aumento de peso es más fácil cuando dos personas viven juntas y felices, porque también se da un fenómeno muy importante: al estar felices, en compañía de sus parejas, hay más actividades que comparten juntos y una de ellas es comer.
 
Y pese a sonar absurdo, se ha demostrado que las personas comen más cuando están acompañadas, que cuando comen solas. Esto se da en casa y hasta en centros de estudio y trabajo.
 
Aunado a ello, los resultados revelaron otro factor clave que provoca el aumento de peso y es que las parejas, cuando están felices, están tranquilas al saber que tienen a la persona que quieren a su lado, hecho que los lleva a vivir más relajados y a subir de peso.
 
Las personas que tienen incertidumbre en su relación suelen gastar energía en esa preocupación y hasta comer menos, lo que las hace bajar de peso.
 
Por otra parte, las parejas infelices y que además contemplan la posibilidad de divorciarse, se preocupan más por su cuerpo y por su apariencia física, ya sea para seguir siendo atractivas para sus parejas, como para serlo hacia los demás y conseguir con ello, o provocar, los celos de la otra persona, tener otras opciones en puerta o reafirmar la autoestima que las crisis amorosas provocan.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK