Gran combinación

El ejercicio y una alimentación sana ayudan a la salud y también pueden mejorar la vida sexual de las personas
Cecilia Rosillo
26/03/2014 - 03:30
 Si hay un trío perfecto es el que tienen las hormonas con el ejercicio físico y la alimentación correcta, cuando uno trabaja, los otros también, lo mismo cuando alguno falla. 
 
Mucho se dice que la edad tiene que ver con la obtención de resultados, pero en parte esto es un mito, como explica el entrenador físico Mauro, el Mago Fit, nutricionista certificado, “eso no es verdad, los jóvenes que jamás han hecho ejercicio sí ven resultados más rápido que los adultos porque su cuerpo responde a lo nuevo, pero tengo mujeres de cuarenta años mejor tonificadas y con cuerpos más bellos que algunas de 20”.
 
Y es que el truco está en saber mover las hormonas a favor, en el ejercicio la hormona más importante es la testosterona, que se conoce como hormona masculina, por la sencilla razón que es la que da las características masculinas, sobre todo en lo que a la masa muscular se refiere, pero ésta —aunque en mucho menor proporción— también la produce la mujer.
 
“Cuando estás joven y eres hombre esta hormona está por todos lados en mucha cantidad, por eso puedes hacer músculo más fácilmente que cuando baja su producción en tu cuerpo después de los 35, entonces tienes que saber combinar el ejercicio con la alimentación para generarla”.
 
Lo mismo pasa en el cuerpo femenino que requiere de una alimentación distinta para producirla, incluso en mujeres jóvenes. “Es un hecho que sólo con esteroides y testosterona extra las mujeres logran mucha masa muscular, el cuerpo de una mujer puede aumentar su volumen, pero jamás exageradamente, lo que sí es que tonifica y marca más rápido”. 
 
Por ello, “si a los 40 haces lo mismo que a los 20, las cosas no te van a funcionar, el metabolismo cambia, y cuando las hormonas no están bien, el cuerpo tampoco lo está”.
 
Así, el llamado Mago Fit, trabaja promoviendo el control de las hormonas al combinar ejercicio con alimentación. “Las hormonas nos gobiernan a hombres y mujeres, aunque  muchos hombres no lo acepten, pues hay muchas y con muchos nombres, además cada una sirve para varias cosas”.
 
Pero, además, hay dos que son fundamentales para conseguir que el ejercicio sea no sólo un medio para obtener un cuerpo en forma, sino que ayudarán en la salud emocional y sexual.
 
 
El hacer ejercicio libera en el cuerpo hormonas que actúan en el sistema emocional de la persona, lo “que las hace sentir mucho más seguras de ellas mismas, como son adrenalina y serotonina”.
 
De hecho, la serotonina ayuda a sentirnos felices. “Al tenerlas más elevadas te vas a sentir una persona más confiada, la adrenalina te hace ser más activa y, por tanto, una persona más segura.
 
Así, si comes los alimentos que ayudan a su producción y te ejercitas adecuadamente, ves mucho más pronto resultados físicos, lo que genera un círculo virtuoso, ya que te da gusto verte bien”.
 
De esta manera, “constantemente ves resultados y mantienes controladas las hormonas, mejora tu cuerpo más rápido. Así es como hago que las personas con conflictos emocionales cambien su autoestima y su seguridad frente a los demás, lo que también las lleva en muchos casos a tener mejores elecciones de pareja”.
 
Igual pasa con las personas muy sedentarias, “son personas que tienen casi siempre problema de sobrepeso y obesidad, y no pocas veces a eso atribuyen sus problemas sexuales, no se mueven y les da más trabajo el trato directo con las personas; por ello, el chiste no es hacer ejercicios que odias o rutinas de otras personas, sino moverse y salir del sedentarismo, igual si sólo te gusta salir a pasear al perro”.
 
Además, explica, el mismo acto sexual es una perfecta fuente de ejercicio, “simplemente comer para nivelar las hormonas y hacer las posturas correctas es suficiente para tener un cuerpo en forma”.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK