El paso irresistible

Los bailes para seducir a la pareja van más allá de quitarse la ropa
Cecilia Rosillo
20/06/2014 - 03:30
Cómo quitarse la ropa para seducir a una persona no es simplemente dejar caer una prenda sobre otra, para seducir se necesitan acciones que hagan erótico el asunto.
 
Usar una silla siempre es una buena ayuda que facilita el trabajo del baile, es importante  sentir la música y dejar que las caderas se muevan. Tocarse el pelo o jugar con él, acariciar la nuca y las caderas con gestos delicados es un excelente inicio para que él empiece a calentar motores al hacer que su imaginación vuele. 
 
Mirarlo a los ojos y después mirar el propio cuerpo, es algo sumamente erótico que se debe hacer cada vez que cae una prenda o se cambie el ritmo el baile, hacerlo como un juego y no con seriedad es lo  importante; por ejemplo, enseñar un poco de pierna y hacer obvio que hay una abertura en la falda, es  dar un aperitivo de lo que va a venir.
 
Las expertas dicen que la clave de un striptease es estar tranquila, moverse lentamente y sentirse sensual. El truco está en respirar y relajarse. Si algo inesperado sucede, reírse de una misma o sonreír, ya que una mujer siempre es más sexy si disfruta de ella misma.
 
Una vez que ha caído el vestido hay que enseñar el cuerpo como si fuera algo de lo más delicioso. Para ello se puede pasear alrededor de la silla, inclinarse hacia delante y mostrar el escote. Algo que siempre hace sudar a los caballeros es ver a una mujer seguir la costura de la media con los dedos, sobretodo mientras se las quita y, más aún, pasar un dedo por debajo del liguero si es que se usa.
 
Jamás falla sentarse en la silla y mirarlo mientras se abren las piernas y se vuelven a cerrar de nuevo para coquetear un poco y señalar que es hora de quitarse el sostén, despacio, deslizando un tirante por el hombro y los  dedos por la prenda, luego el otro tirante, recordando que no se es un plátano, así que no hay que hacerlo como pelando uno.
 
Una ley de oro es girarse y desabrocharlo, mientras se mira a la pareja por encima del hombro. Se quita muy despacio y se deja caer en el suelo,  arrojárselo suavemente aproximándose a él.
 
Déjale oler el perfume o apoyar su mejilla suavemente sobre el escote, jugar un poco y quitar la tanga o el bikini, no sin antes autoacariciarse.
 
Algo que no falla es darle la espalda, agacharse sólo un poco y bajar la prenda lentamente hasta ponerlas justo debajo del trasero, ahí se hace una alto y  se mira al otro con una pequeña sonrisa. El toque final es quitarlas agarrándose a la silla suavemente, con una sola mano, para no perder el equilibrio y justo cuando la prenda toque los tobillos, hay que sentarse delicadamente en la silla y liberarla deslizándola por los tacones.
 
En este momento, se puede dirigir a él y dárselas. Aquí puede terminar el baile y comenzar el acercamiento sexual, mientras se llevan puestos los tacones y las medias (no pantimedias) y dejar que él los termine de quitar, más si se usa liguero. 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK