¿Gritos de placer?

Los gemidos durante la relaciones sexuales no siempre significan que una mujer esté disfrutando del encuentro, según un estudio
Cecilia Rosillo
19/09/2014 - 03:00
ue los gemidos son sinónimo de placer indescriptible o de orgasmos memorables es todo un mito, hoy se sabe que estas expresiones son más una parte del “teatro del sexo”, que una legítima reacción natural ante la llegada del clímax sexual.
 
Como siempre pasa en los temas de sexo, el origen y características de los gemidos llamaron la atención de los científicos como para estudiarlos y así, Gayle Brewer y Colin Hendrie, investigadores británicos de la Universidad de Central Lancashire descubrieron que el 92% de las personas gimen, ya sea antes o después del orgasmo, con un solo fin: subirle la autoestima a la pareja. 
 
De hecho, el estudio reveló que en realidad las mujeres son más expresivas que los varones y gritan para hacer sentir bien a los hombres. 
“En la intimidad sexual han descubierto que las mujeres lo hacen  para influenciar a sus amantes y sacar ventajas. Las chicas chillan más que ellos para hacerlos sentir bien y reforzarles la autoestima”, explican. 
 
Así, se supo que de menos una de cada cuatro de las mujeres en el mundo usan las vocalizaciones durante el sexo para manipular a sus hombres, hacerlos sentir bien consigo mismos y darles lo que quieren, pero además, de acuerdo con los resultados, las féminas hacen una serie de ruidos diferentes según la etapa del acto sexual, esto para engañar a sus parejas y “guiarlos” sobre lo que les complace más, lo que no les está gustando o bien, llegar rápido al final para concluir pronto con el coito o hacer que vayan más lento.
 
En otras palabras, los gemidos y gritos de las mujeres son la forma de manipulación sexual que tienen éstas, a grado tal que los científicos lograron hacer una clasificación de estos. Las categorías creadas son: gemidos, grito, chillido, comandos de instrucción, como las palabras sí y más. 
 
Con ellas, se puede predecir por decirlo de alguna manera, cuándo llegará el destinado para el orgasmo. Los números dejaron claro que 92% de las mujeres engañan a sus parejas para aumentar su autoestima con un fin: hacerlos tener más confianza y que se esfuercen por desempeñar mejor su actividad sexual.
 
Pero también, un 66% de ellas usa estas vocalizaciones que simulan placer sexual para acelerar la eyaculación de la pareja. Lo que indica que el desempeño del hombre no es tan agradable para su compañera, pero que ésta no se anima a decirlo.
 
Entre las demás  razones encontradas para gritar o gemir de falsa pasión está el tener  molestias propias de la mujer durante el coito, el dolor, aburrimiento o fatiga y hasta un 79% de las mujeres llegan a gritar aunque no estén excitadas, esto en  más del 50% de las veces que tienen relaciones sexuales.
 
El estudio elaborado por Gayle Brewer y Colin Hendrie también encontró que, contrario a lo que se pensaba, muchas mujeres alcanzan el orgasmo durante los preliminares, aunque los gemidos se aumentan diez veces más, antes y durante el orgasmo masculino.
 
Por su parte, los varones son menos propensos a gritar en los preliminares y cuando lo hacen es segundos después del orgasmo, para manifestar a su compañera su buen desempeño.
 
Por ello, los expertos dicen que no hay que tomar en cuenta tanto las expresiones excesivas durante el orgasmo, sino las reacciones corporales que lo distinguen como la dilatación de las pupilas, el aumento del ritmo cardiaco, la subida de temperatura y volumen de los labios en la vulva y la retracción del clítoris.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK