La enloquecen las nalgadas

Cecilia Rosillo
19/05/2016 - 05:00

Buenas tardes, tengo 24 años, yo era una persona que se excitaba muy frecuentemente y tenía erecciones con bastante facilidad. Mi primera vez, me costó un poco empezar, pero después pude hacerlo sin problemas, incluso llegué a venirme,  y desde ahí hasta ahora, no he tenido ningún tipo de problema. Hace un tiempo conocí a una chica, que me excitaba bastante, de hecho, cada vez que salíamos acababa malísimo de las veces que me empiernaba. Después de un tiempo de salir con ella, me empezó a gustar de verdad y desde hace cosa de unas dos semanas, como que me resulta imposible sentir excitación sexual de ninguna forma. De hecho, esta semana, cuando nos íbamos a acostar, me costó mucho empiernarme y duró muy poco, apenas un par de minutos y ya nada, se me fue la poca fuerza que tenía. También es cierto que últimamente ando un poco más agotado físicamente y voy como adormecido con bastante frecuencia, pero no creo que esa sea la causa del cambio, ya que antes aún estando cansado seguía teniendo esa facilidad, cuando me ponía tonto daba igual cansado que no cansado, que no perdonaba. Ahora no hay manera porque no me pongo ni tonto. Ya no sé que hacer. Jael. F. 

El sexo no es un maratón. Mientras más sexo se tiene sin tomar las medidas de recuperación física pertinentes, lo único que pasa es que el cuerpo se cansa y no rendimos igual. El buen sexo  requiere descanso, comer bien y sano, así como tiempo y tranquilidad. El estrés y la falta de tiempo son el peor enemigo del buen sexo. Ya es sabido que muchas disfunsiones sexuales están atacando a hombres jóvenes porque su estilo de vida altera el sexo; la diabetes, hipertensión y obesidad  afectan las hormonas sexuales de los varones que a muy temprana edad presentan problemas de poco deseo sexual, así como de desempeño. Lo mejor es que vayas al  médico y te hagan un buen diagnóstico y sepas a ciencia cierta qué te pasa.

Hola. Soy Alberto y tengo 20 años. Quería preguntar si es muy normal lo que me pasa con mi novia. Hace siete meses que salimos, al principio teníamos sexo bastante corriente, oral y penetración. El caso es que un día en broma le di una nalgada despacito y ella en lugar de molestarse me dijo que lo hiciera otra vez y más fuerte. El caso es que desde ahí ha comenzado una escalada y cada vez va pidiendo cosas más fuertes. Por ejemplo, en el oral ya no hay felación, sino que directamente "copulo" con su garganta. Me pide que la llame puta y cosas así. El problema está en que cada vez va un poco más allá y aunque me gusta, no se cuál es el límite. Creo que ni ella lo tiene claro y estoy empezando a tener indecisión con esto. ¿Es normal? Aldo G. 

No se trata de un asunto de normalidad, sino de, como bien expresas, saber dónde está el límite. Las reglas del juego son necesarias en el sexo para evitar problemas serios posteriores. Es muy importante que ambas partes sepan hasta dónde hay que parar antes de que alguno se sienta agredido o bien pongan en peligro su vida. Debes hablar claro con ella y de ser posible identificar lo que ambos quieren, esperan y pueden dar en ese tipo de prácticas sexuales, ya que puede ser que en algún momento se les pase la mano. Otro punto es que deben definir si el sexo en esta forma está alimentando su amor o no. Muchas parejas que incursionan en el sadomasoquismo acaban porque alguno de los dos se terminan sintiendo objetos y no personas. Aguas con eso. Si es necesario vayan con un sexólogo para que les oriente. 

He estado con mi pareja ocho años, y desde hace un tiempo tiene un bajón de autoestima fuerte. Y no sé qué hacer.  Ella se siente  poco atractiva y sexy, y no es así, para mí es una chica preciosa y erótica. Hace un año me insinuó que quería probar cosas, refiriéndose a tríos y cosas así, a lo que yo dije que no. Poco después empezaron los bajones con el tema de su físico, y empezó a querer verse guapa y se hacía fotos y videos eróticos y luego me los mostraba a modo de sorpresa, viendo mis reacciones se animaba, incluso subía fotos con ropa más visible a sus redes sociales y la gente la piropeaba, a lo que yo no me oponía, puesto que sé que eso la ayudaba. Luego me preguntó si me importaría que subiera a una web anónima fotos desnuda, ya que me dijo que por una vez quería hacer público un desnudo y digamos que excitar a muchos. Eso ya me costó más aceptarlo, pero finalmente no me importó. Y gracias a eso estuvo  bien unos meses. Pero ahora ha vuelto el bajón. No sé que hacer, pensé incluso en la opción del trío con otro hombre, sin tema gay de por medio (no me atrae eso). Pero no sé.  André D. 

Lo que tienes que hacer es tener claro que la del problema es ella y no tú, por lo que no es tu responsabilidad quitarle el bajón. Ella es quien debe ir a terapia sicológica para superar sus problemas de aceptación. El exhibicionismo lo está usando como una salida en falso, ya que no sólo por  momentos la hace sentir bien, pero no le “cura” el problema. Por tu parte, no debes de ceder a lo que no quieres haciéndote creer a ti mismo que no te importa por hacerte pasar por novio comprensivo, con eso ni le ayudas ni te quedas feliz. Si no estás de acuerdo, debes decirlo. Tu parte, como su pareja, está en ayudarla a superar el asunto y darle el apoyo que requiera para salir adelante, sin que ello implique hacer cosas que no deseas o van contra tus principios. 

 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK