Todo por su apariencia

Cecilia Rosillo
18/04/2014 - 05:00
La última tendencia de la moda en tribus urbanas es ponerle nombre a cualquier tipo de alteración en la forma de vestir, divertirse o disfrutar la vida, y por ello ahora han “aparecido” los hombres Yummy.
 
Esta nueva palabra hace referencia a la expresión inglesa  young urban male, que significa “hombre joven urbano”. Pero para ser catalogado así hace falta más que vivir en una urbe y ser joven.
 
Éstos son lo que en el mundo de la moda se  clasifican como fashion insiders, es decir hom- bres entregados a estar a la moda y vivir para 
portarla.
 
Los Yummys fueron bautizados así por una institución financiera, que bajo sus registros y estudios de mercado se ha percatado que tiene un público premium y se encuentra en  los hombres jóvenes. Apoyada en estudios de la Universidad Bocconi,  cree que dentro de un lustro, por ahí del 2019, la edad del comprador de lujo será entre los 25 y los 30 años, justo en el momento en que la tendencia de los varones apunta a comenzar a generar sus propios ingresos sin la presión de mantener a una familia. Es decir, solteros de lujo.
 
Desde ya, este sector de la población en Europa, Estados Unidos, países asiáticos y americanos demuestra que  se interesa particularmente por las últimas tendencias de la moda. 
Los Yummy se fijan en  alhajas y eligen  los relojes de alta gama y accesorios como anillos y pulseras de buen calibre en joyerías  finas.
 
También checan lo último en zapatos y accesorios para vestir de marcas de prestigio en la web y son fieles compradores de marcas y diseñadores de vanguardia.
No dudan en gastar en cosméticos, cremas, shampoos, acondicinadores o  geles de baño como los hace dos décadas populares metrosexuales, pero con el 
plus de que usan  lo más innovador y de  firmas de prestigio.
 
La diferencia central con los metrosexuales es que éstos se centran en su apariencia personal, tienen la idea fija de verse guapos todo el tiempo, mientras los Yummys, más allá de estar obsesionados con verse guapos lo están con verse a la moda y tener lo más lujoso en ropa y accesorios, lo que los “embellece” de manera “natural”.
 
Estos jóvenes no dudan en gastar sus sueldos completos en verse bien vestidos y hacer de la calle una pasarela donde cada cosa que portan tiene un gran precio.
Son coleccionistas de fragancias finas, que usan combinámdolas con los colores y  ropa que portan.
 
Evidentemente, los gadgets y las innovaciones en tecnología son sus principales juguetes y están al tanto no sólo de lo que hay, sino que esperan con ansias lo que ya viene.
 
 El Yummy, de acuerdo con las apreciaciones de las instituciones financieras, está llamado a revitalizar el sector del lujo, es su hijo pródigo que regresa con la cartera llena, y dispuesto a retar a las firmas de moda, un sector que mayoritariamente se ha centrado en la mujer, pero que hoy encuentra en el hombre a su nuevo consumidor.
 
Según los bancos, la omnipresencia de internet, con sus blogs centrados en dar a cononer las últimas tendencias en moda, tecnología o deporte, los sectores en los que más dinero gasta el Yummy, ha generado un deseo irrefrenable en el hombre, que ya no se conforma con que su chica le diga lo que se lleva. Ahora son ellos los que están al corriente, y los que  arrastran a las mujeres a ir de tiendas.
 
Así, la tradición de que los hombres odian ir de compras, la creencia de que usan cualquier cosa que les regalen y no tienen idea de la moda, están frente a  la posibilidad de desvanecerse en el tiempo y pasar a superar las expectativas femeninas.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK