Su mujer le pone el cuerno

Cecilia Rosillo
05/04/2016 - 05:00
 

Hola,  tengo un fetiche extraño y es que me gusta tener sexo con mujeres de 39 años en adelante, pero me excita mucho y me pone loco que se burle del tamaño de mi pene, que se ría del tamaño, le ponga diminutivos como chiquito, pulgarcito, incluyendo que me haga el gesto con los dedos de pene pequeño. También me excita que también me trate de eyaculador precoz y haga chistes referidos a eso o que diga que soy el hombre que menos tiempo dura en la cama. La verdad es que duro en la cama cerca de los 38 minutos y tengo el pene de 18 cm. No le encuentro explicación sobre este fetiche y quisiera saber si tiene algún nombre. Octavio Estrada. 

Lo tuyo no es fetiche, sino parafilia. La diferencia está en que un fetiche es un objeto que se usa para conseguir la excitación y a pesar de que tú lo enfocas a tu pene, no es tu pene lo que te excita, sino una conducta erótica sobre él, y eso es una parafilia. El gusto de las personas porque su pareja las humille durante la relación sexual es una de las parafilias más habituales. Para estas personas, el placer sexual no se vincula tanto con la cópula como con la actitud que asume su pareja en esos momentos. En la mayoría de los casos lo que ponen en evidencia es el estatus, la vulnerabilidad y el control de cada uno.

Buenas noches. En mi relación de pareja, mi esposa siempre me dice que he perdido el interés hacia ella,  a lo que normalmente le he dicho que no, sin embargo, considero que es una etapa en la que a más de 20 años de casados y con dos hijos, se empieza uno a enfocar en el desarrollo de ellos y por ende ella lo considera de esa manera. Mi pregunta es, ¿qué debo hacer para no herir susceptibilidades y lograr una mejor relación de pareja? René H.

Pensar que hay una etapa en la relación donde es normal que lo erótico deja de ser importante es el primer paso para acabar con una relación. Si bien es cierto que la vida cotidiana nos atrapa y el crecimiento de los hijos es un punto fundamental a cuidar, la relación de pareja que deja de tener erotismo termina por aburrir a ambos. Las etapas se deben vivir y las parejas adaptar su amor y erotismo a ellas sin suprimirlo, ya que cuando los hijos se vayan, es mejor seguir con un matrimonio que siga aportando desarrollo personal a cualquier edad, que encontrar que se vive con un extraño. Lo mejor es que vayan con un educador sexual (nunca es tarde)  para que les ayude a definir y reestructurar su erotismo.

Tengo 46 años, mi esposa, 41, llevamos 18 de casados, sólo tuvimos un hijo y 10 años tuvo un dispositivo, al retirarlo no nos cuidamos nunca y nuestra actividad sexual era una vez al mes o cada dos meses. Desde que nos conocimos para ella el sexo nunca había sido importante ni indispensable. Nos separamos cinco meses, cuando regresamos me dijo que se dio cuenta que sí me quería. Esa noche acabamos en un hotel y fue intenso y distinto. A los pocos días me dijo que tenía que platicarme que tuvo una relación de tres meses con alguien que me conoce, no me ha querido decir quién es, y estaba embarazada. Me platicó que llegaron al trato de que se acostarían cuando alguno tuviera ganas y el otro tendría que estar disponible. Le pregunté si estaba enamorada y me dijo que sólo era por soledad, para pasar el rato y cubrir un hueco que yo no le hacía caso. Tuvo un aborto espontáneo, pero habíamos decidido tenerlo, ya que tuvimos un aborto hace cinco años. Ahora dice que para que no nos estemos cuidando se quiere operar, y es aquí donde necesito su consejo: ¿Se querrá cuidar porque tiene pensado seguir teniendo sexo con él? Me acaba de decir que en diciembre cumplieron un año y no tres meses, es decir, que empezó desde que vivía con ella y que no sabe cómo pasó. Me dijo una persona  que le confesó que desde la primera vez que estuvo con él llegó al orgasmo y por eso no lo podía dejar. Ya estoy asistiendo con una psicóloga, pero me interesa tu consejo. Gracias. Miguel Ángel R.

No dejes de ir a tu terapia, este tipo de conductas y de círculos viciosos violentan la vida de los involucrados y dejan huellas que si no se superan impiden nuevas relaciones sanas. Una relación tan dañina por las mentiras es muy complicada de rescatar, ya que la confianza jamás se restaura al 100%  una vez que se pierde, y esto afecta siempre a ambas partes. Para rescatar una relación ambas partes deben estar dispuestas a ello, cuesta trabajo y lleva tiempo, si alguno no tiene la misma energía para hacerlo lo mejor es un buen divorcio, y salir adelante, pues como dice el dicho: malo es un mal matrimonio, pero peor es un mal divorcio. 

 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK