Sentimientos ocultos

Existe la creencia de que las personas que padecen autismo quieren vivir aisladas, aunque en realidad pueden ser parejas muy fieles
Cecilia Rosillo
01/08/2014 - 04:30
Franqueza absoluta, amor incondicional, fidelidad asegurada, sinceridad al cien por ciento, colaboración sin reproches, son algunas de las cualidades más deseadas en la pareja ideal, y los autistas lo tienen.
 
Muchos mitos están detrás del autismo, uno de los más graves es pensar que son personas aisladas que no desean el contacto humano y que   no se enamoran, que viven en otro planeta, solitarias sin percibir lo que pasa a su alrededor y con las demás personas.
 
Pero lo cierto es que en el  autismo hay niveles. No todas las personas autistas son iguales ni presentan las mismas condiciones, eso explica por qué algunas son más o menos aisladas que otras o tienen determinadas conductas y por ello, algunas sí logran tener relaciones duraderas, no sólo en su familia nuclear, sino al formar  la propia.
 
En el terreno amoroso, el nivel de autismo tiene mucho qué ver, como explica la especialista en autismo Carolina Campos: “Las personas con autismo pueden llegar a ser las mejores parejas, sí tiene la posibilidad de hablar, son totalmente francas, te dicen si en verdad te ves bien, lo que desean, lo que no les parece”.
 
 “Como no tienen sentido de la mentira, ellos saben que no tienen que ser infieles y no lo son, no encubren lo que hacen ni a dónde o con quién están. Son libros abiertos, que además cooperan con labores del hogar de buena manera, pues necesitan las rutinas como una forma de seguridad y hacer actividades  como lavar platos, doblar ropa o  barrer, les da esa seguridad, no hay que pedírselos, sólo enseñarles para que ellos los hagan siempre”, añade la especialista.
 
—¿Cuál puede ser la parte a “sacrificar” cuando se tiene una relación con una persona que presenta autismo? 
 
—El contacto sexual. Estas personas viven con los sentidos muy aumentados, son más sensibles a percibir a través de ellos, por eso no es en vano que la ropa de ciertas texturas les moleste porque “pica” o “raspa”, así también las caricias se vuelven en muchas ocasiones más incómodas que placenteras, igual los besos y por supuesto el coito, a lo que pueden acceder, pero con mucha menos frecuencia que las personas sin autismo.
 
Carolina explica que las parejas ideales para las personas con autismo podrían ser los que se consideran asexuales, que no están interesados en las relaciones genitales, ya que obtienen justo todo lo que quieren: amor, comprensión, fidelidad y abstinencia sexual.
 
Las personas con autismo cuentan con una característica, y es que tienen un  interés obsesivo por una cosa en particular, lo que para algunos puede ser molesto, Sólo hablan de un tema, pero eso sí, conocen todo, absolutamente todo de ello, por eso son excelentes en el campo que   abarcan, pues todo su tiempo lo dedican a conocer e investigar sobre ello. 
 
Albert Einstein tenía Asperger, una de las manifestaciones autistas más leves, su look no era a propósito, en realidad se le olivadaba  peinarse y su mujer era quien le recordaba que debía cambiarse la pijama, pero nadie puede negar su brillantez como científico.
 
Estas personas pueden tener un excelente vocabulario, pero hablan de una manera muy formal o presentan patrones extraños del habla, lo que para algunas personas resulta incómodo.
 
Mientras más grande es el espectro autista que presenten, más complicadas son sus relaciones sociales, por lo que los casos más graves presentan falta de contacto visual,  lo que hace muy compleja una relación amorosa con otras personas sin autismo.
 
Sin embargo, aún en este tipo de casos, las personas con autismo severo disfrutan ser amadas como todos, desean ser tomadas en cuenta y entienden que su comportamiento no es como el de la mayoría de las personas.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK