Beatriz Olivares

Es diputada del PRD en la Asamblea Legislativa. ¿Quién fue la persona que la acercó a la izquierda, a las movilizaciones? ¿qué opina sobre la criminalización de los jóvenes en las protestas de la CDMX?, ¿metería las manos al fuego por René Bejarano?
Samuel Ocampo
25/05/2016 - 05:00

¿Quién es Beatriz Adriana Olivares Pinal?

—Bety Olivares, como me gusta que me digan más, es una mujer, según la UNESCO aún joven, según las leyes de nuestro país ya no, pero tengo 34 años, soy militante activa de la izquierda, apasionada a más de los procesos de la juventud en mi ciudad y en el mundo.

—¿Profesión?

—Soy técnica en informática, egresada del Conalep, y estudio  actualmente la carrera de Derecho en la Universidad Latinoamericana, los sábados.

—¿Estado civil?

—Soltera.

—¿Y no hay fecha para boda?

Fíjate que había compromiso  el año pasado, a finales, pero no sabía que iba a ser diputada, entonces decidimos darle tiempo al tiempo.

—¿Y habrá  segunda oportunidad o ya no?

—¡Ah, claro que habrá segunda oportunidad! Más bien me van a dar una segunda a mí, la que no pudo cumplir con el trato fui yo.

—¿Y a qué se dedica tu pareja, cómo se llama?

—Se llama Alfredo Venadero. Es un hombre activo de izquierda, se dedica a ser mi compañero en todos estos procesos políticos desde hace ya más de 10 años. Lo conozco desde el 2005 y es mi pareja desde el 2010.

—¿ Le has ‘hecho a la mona’ o a la marihuana?

—¡A ninguna de la dos!

—¿Alguna droga?

—No, ni siquiera fumo.

—¿Tomas?

—No... no. La cerveza es muy amarga, así que la probé una vez y nos hicimos gestos las dos. Y el cigarro, solamente de leerlo, he de confesarte que no es lo mío.

—¿Qué prefieres  en un fiesta, reggaeton, cumbia o perreo?

—Cumbia, definitivamente. El perreo no me gusta, no es lo mío. De reggaeton algunas canciones, pero no es lo mío. Soy mucho más bailadora de salsa y cumbia.

 

¿Cuál es la que escuchas y te levantas a bailar?

—Uy, pues  Los Ángeles Azules, de Iztapalapa para el mundo, de ellos la que quieran.  ¿Cuál otra? Ah, bueno cuando escuchas la de “Carmen, se te perdió la cadenita” ¡cómo no te vas a levantar!

—Eres una persona interesada en temas de  jóvenes, ¿la Ciudad de México sigue siendo  edén para los chavos o está perdiendo ese sentido?

—Sigue siendo una ciudad de avanzada para la juventud, pero es por propia participación de los jóvenes. Nadie le ha regalado nada a los jóvenes en la CDMX, los chavos se han esforzado por construir esta ciudad que queremos y por ir ganando estos derechos. Hoy tenemos la huelga del  Politécnico por su autonomía y los temas más duros que han impulsado los jóvenes han sido en la Ciudad de México, el 68, el 71. La reconstrucción del 85 fue en gran parte por los temas de la juventud, ...el movimiento 132.

Pero también se les ha criminalizado  por parte de las autoridades; por ejemplo, en algunas protestas sociales… También la sociedad estigmatiza a los jóvenes,... si llega un chavo tatuado, un chavo perforado, no puede acceder a entrar a ciertos lugares. Si ves a un chavo generando una obra de graffiti ya escuchas a una ciudadana decir ‘esos vagos’, entonces no solamente es el sistema. Lo que creo que debemos entender como sociedad es que la diversidad es la que hace tan grande esta ciudad. Yo lamento mucho el tema de la criminalización en la protesta, me parece que a partir del 1 de diciembre de 2012 se generaron estos estigmas. 

—¿Está complicada la situación de embarazos entre adolescentes en la ciudad?

—Muy complicada, y no solamente en la ciudad, sino en el país, aunque en la capital, por el índice de población que tenemos, es mayor. Es una situación muy complicada.

—¿Quién te llevó a la izquierda?

—Mi mamá. Ella es una mujer muy echada para adelante, participó en una organización social que luchaba por una vivienda digna y al no tener las posibilidades de contar con alguien que me cuidara, pues tenía que traerme a las marchas, tenía yo 6 años. 

 

—Entonces, ¿te sabes la consigna de “educación, primero al hijo del obrero y educación, después al hijo del burgués”?

—¡Claro! También se me hace familiar que “Cuando el pueblo se levante por pan,  libertad y tierra, temblarán los poderosos desde la costa hasta la sierra”.

Para ti  ¿qué es la Izquierda Democrática Nacional, IDN?

—Es el espacio que me dio la oportunidad de crecer, de aprender, de seguir aprendiendo, el lugar donde me formé, mi casa política y un lugar donde he conocido a muchas mujeres y hombres valientes que han construido no sólo esta ciudad,  sino también  muchos rincones de este país, un espacio distinto, y que siguen luchando porque la izquierda se mantenga como una opción de gobierno.

¿Qué pasó con la iniciativa para crear más espacios peatonales y ciclovías?

—Está avanzando. Creo que a veces se piensa que sólo algunas delegaciones tienen las posibilidades de tener esta forma de movilidad. Va, está echada para adelante. Yo creo honestamente en el Parlamento Abierto, que tiene que ver con preguntarle a la gente si es una prioridad. Yo creo, hoy más que nunca, con los índices de contaminación que hemos tenido, que debemos fomentar en las nuevas generaciones el uso de la bicicleta.

—Hablando de esto, ¿con quién te gustaría dar un ‘tour’ en una Ecobici ¿con Marcelo Ebrard o Miguel Ángel Mancera?

—En una Ecobici yo creo que cabemos los tres. Uno gobernó y lo hizo muy bien, fue el mejor alcalde del mundo. El otro sigue en su gobierno, y creo que platicando con una joven de la ciudad como yo, entre los tres podemos generar muy buenas rutas de trabajo. 

 

¿Te gustaría ser la primera presidenta del Ayuntamiento de Iztacalco en  2018?

—¡Claro  que sí! Yo creo que miente quien dice que no aspira a más. Yo creo, si la gente nos da la oportunidad de seguir ocupando un cargo público, que no puedo negar que claro que me gustaría. 

 

¿Qué le has aprendido a René Bejarano?

—Mucho del trabajo en equipo, he aprendido que el dirigente no es sólo aquel que dice qué se hace o cómo se hace, sino el que lo hace contigo. Eso le aprendí. Aprendí a tener fortaleza y que el Ave Fénix existe y que puede resurgir de las cenizas.

—¿Meterías las manos al fuego por él?

—Metería las manos al fuego por él, creo en él, he trabajado mucho tiempo con él y claro que sí. Él cometió un error y lo pagó, salió exonerado pero fue juzgado por las leyes, así que sí metería las manos al fuego por él.

 

¿Tú usas ligas?

—No, ni para mi cabello.  

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK