“Desagüe Delator”

Tenía sexo, mataba y destazaba a sus víctimas; tiraba restos al caño hasta que el olor lo delató
Ricardo Ham
08/01/2016 - 06:00
 Dennis miraba románticamente la paz de su pareja, encontraba una gran satisfacción en apreciar su descanso, veía con atención cada uno de los vellos y poros de su cuerpo, era fiel devoto de su imagen, no deseaba que nada arruinara su quietud y alivio. 
 
Su forma de mirar era la de un enamorado, no importaba que tuviera sólo unas horas de conocerle, la experiencia sexual que compartieron fue inolvidable.
 
De repente el sueño de la pareja termina, se alista para salir de la habitación y dejar a Dennis, un breve beso en la frente sellaría la aventura nocturna, pero Dennis no está dispuesto a perderlo, apenas le da la espalda se arroja hacia él con una corbata en la mano, la ata al cuello cual soga de verdugo al acusado, jala con todas sus fuerzas hasta la última exhalación de su otrora amante. 
 
Dennis Nilsen aprovechó el último calor que le quedaba a su víctima para volver a disfrutar su cuerpo, poco a poco fue descuartizándolo hasta reducirlo a desperdicios que irían a parar al desagüe.
 
Todas las sociedades tienen sus propias pesadillas, los asesinos seriales sin duda representan la más real y cotidiana de ellas, aún las ciudades de primer mundo que parecerían no presentar este tipo de criminales, encuentra entre sus ciudadanos casos de horror difíciles de entender, tal es el caso de Inglaterra, que tiene entre su historia criminal el caso de Dennis Nilsen, homicida serial confeso de 14 hombres a quienes estrangulo, descuartizó, cometió actos de necrofilia y finalmente arrojó a los ductos del desagüe.
 
Dennis no sufrió nunca de violencia infantil ni mucho menos tuvo antecedentes de violencia sexual, los problemas de alcoholismo de su padre derivaron en un divorcio por lo que puede decirse que tuvo una familia disfuncional, Dennis descubrió la homosexualidad cuando un joven salvavidas se excitó sexualmente tras rescatarlo de morir ahogado.
 
La juventud de Nilsen fue complicada sexualmente hablando, fue hasta superar los 30 años que decidió probar la homosexualidad, anteriormente fantaseaba con cuerpos desnudos de hombres aunque sus preferidos eran los cadáveres. Descubrió que la mejor manera de satisfacer sus deseos era consiguiendo él mismo diversas víctimas con las cuales experimentar, no fueron pocos los estudiantes jóvenes y los indigentes que desfilaron por su cama y terminaron hechos ceniza o descuartizados en el desagüe de Nilsen.
 
Tras una denuncia por el mal olor del desagüe de Dennis, tres policías acudieron a interrogarlo, Nilsen no opuso resistencia y aceptó los cargos, declaró que de no haber sido detenido la lista de cadáveres jamás hubiera terminado. El 4 de noviembre de 1983, fue sentenciado a cadena perpetua en la prisión de Park Hurst.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK