Doble homicida

El joven planeó la muerte de su padre, el cineasta, León Serment y de la madre
Ricardo Ham
04/11/2016 - 05:00
 

Secuencia 1, exterior noche: León, cineasta empedernido gustoso de las sombras camina, en ellas acompañado de su ex esposa Adriana,  su hijo Juan Benjamín, y un pequeño cachorro recién llegado a la familia; unos cuantos pasos de reencuentro familiar que no llegarían más allá de la puerta del  taxi. Antes de subir al auto, Adriana siente algo frío en el pecho, un presentimiento y un par de rostros en la noche que no alcanza a descifrar; fundido a negros…. 

Secuencia 2 exterior noche: Los pasos van de vuelta, han dejado de ser 2 pares para convertirse en 4, una pistola encañona a padre e hijo, los obliga a sentir el frío de la banqueta en sus rostros, enfurecidos ladridos acompañan gritos de dolor, Benjamín aprieta en sus brazos al cachorro, no se percata de las más de 40 puñaladas que recibe León, el vástago sale ileso mientras el padre está moribundo, los agresores huyen con la ropa manchada. 

Secuencia 3 Interior noche: Benjamín entra al edificio de departamentos, antes de pedir ayuda se cerciora de que el cachorro se encuentre bien, no pide ayuda él mismo, solicita que lo haga el portero de los departamentos, fundido a negros….. 

Secuencia 4, exterior noche: León está en los brazos de Benjamín, irremediablemente pierde la vida.... Close up a los ojos de Benjamín…. No hay lágrimas….fundido a

 negros…

El cine es imagen en movimiento, luz oportuna y oscuridad onírica, historias lacerantes  con finales increíbles, así es la crónica del doble homicidio contra León Serment y Adriana Rosique, exitosos cineastas con presencia por sus filmes: “Cada quien su karma” y “Efecto Tequila” preparaban un nuevo documental sobre el Mundial México 70; la noche del 28 de agosto de 2016, ambos caminaban junto a su hijo Benjamín, Adriana abordó un vehículo sin saber que sería la última vez que vería con vida a León, a unos metros del edificio donde vivía fue interceptado con el fin de robarle sus pertenencias, aparentemente al resistirse al atraco, los agresores no perdieron más el tiempo decidiendo apuñalarlo hasta su muerte, curiosamente Benjamín no tuvo de heridas graves.

Unos días después, el 19 de septiembre del mismo año, Adriana Rosique fue hallada muerta, en su departamento, todo parecía indicar que decidió quitarse la vida ante la pena de la muerte de León. Dos decesos en la misma familia es poco común, dos muertes dudosas, es poco conveniente.

Mientras la opinión pública y el gremio cinematográfico exigían cuentas al Gobierno, una truculenta historia iba tomando forma, la aparición de seguros de vida por cobrar, videos y fotografías donde aparecían los mismos homicidas en las dos escenas, así como mensajes de texto provenientes de los móviles de Benjamín y su novia, Pamela Soto,  con destino a los celulares de los agresores, abrieron la cloaca de la conjugación de acciones orquestadas por el vástago del matrimonio Serment Rosique.

Según las autoridades Benjamín arregló todo para fingir el asalto y suicidio en que sus padres murieron, ofreció a unos amigos de su novia 200 mil pesos por llevar a cabo los asesinatos. Un profundo rencor, sumado a un tratamiento psiquiátrico inconcluso, así como una importante cantidad de dinero proveniente de los seguros de vida, fue suficiente para que Benjamín planeara con detalle y colaborara fingiendo el asalto, incluso  dejando abierta la puerta de la casa de su madre, con lo que facilitó, permitió la entrada de los homicidas.

Pese a las negativas de Benjamín, la Procuraduría lo mantiene bajo arresto, las pesquisas continúan para saber si hubo otros involucrados.

 

 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK