5 formas de arruinar tu matrimonio

El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre”. Honoré de Balzac (Escritor francés)
Víctor Jiménez
31/03/2015 - 03:00

Para que funcione el matrimonio, es suficiente con quererse y ser compatibles o el tiempo todo lo resuelve, son opiniones compartidas por muchas personas, pero no significa que sean verdad. Mi experiencia en el trabajo terapéutico con parejas me dice que en el matrimonio, el amor y la compatibilidad no son suficientes y que las cosas no se arreglan solas con el tiempo. Para sortear las dificultades inherentes a toda relación, es necesario poner atención a acciones y actitudes nocivas. Para quienes desean mantener su matrimonio en buen estado, aquí les presento algunos de los errores más comunes que dañan a la pareja, en ocasiones irremediablemente:

Error 1: Tener una actitud defensiva

Estar con la espada desenvainada cuando se discute un tema dificulta la verdadera comunicación y solución de los problemas. Hay que aprender a escuchar y no interrumpir cuando el otro nos comparte su pensar o sentir. Escuchen con atención, traten de entender el punto de vista del otro, en lugar de prepararse para hablar y rebatir sus puntos de vista. Si uno escucha, también puede ejercer el derecho a ser escuchado.

Error 2: Tener una relación simbiótica

El contacto constante es algo muy positivo para la pareja. Sin embargo, se debe tener cuidado de no atosigar al otro. Darle su propio espacio personal es vital. Las separaciones por periodos cortos tienen un gran valor para la relación. Estar físicamente separados debido al trabajo, por ejemplo, no significa que tengan que estar emocionalmente separados.

Está bien darse la oportunidad de extrañarse, esto produce un reencuentro lleno de emoción. La confianza es esencial para permitir las ausencias y no sufrirlas. Hacer algunas cosas de forma independiente brinda a ambos miembros la oportunidad de dar cauce a sus intereses y tener su espacio personal, algo que muchos casados echan de menos.

Error 3: Permitir el traspaso de límites

Algunos suegros tienden a interferir demasiado en la vida de pareja de sus hijos. Asegúrense de marcar límites claros para que, como adultos competentes que son, decidan lo mejor para su vida. Formen un frente unido para defender sus decisiones, aun si sus familias no están de acuerdo con sus elecciones.

Error 4: Pretender tener siempre la razón

Si uno de los dos se cree un sabelotodo, comenzará a perder atractivo a los ojos del otro. Si siempre quiere tener la última palabra en las discusiones, las cosas pierden su balance. Admitan los propios errores, después de todo, nadie tiene todas las respuestas; comprendan que no siempre ganarán en una discusión. Den al otro la oportunidad de sobresalir. Eviten la frase “te lo dije” y tratarlo como si fuera tonto, infantil o ignorante. La generosidad, humildad y gentileza nos hacen más atracv tivos.

Error 5: Evitar hablar acerca del dinero

Al casarse, los dos traen a la relación sus propias creencias y actitudes con respecto al dinero. Es muy importante poner este tema sobre la mesa, no hay por qué tratarlo como algo misterioso o tabú. Muchas parejas terminan separándose por cuestiones relacionadas con el dinero y su manejo dentro de la relación. Lleguen a acuerdos para manejar las finanzas: cómo se van a gastar los ingresos, con cuánto va a contribuir cada uno, si se van a hacer ahorros y cuál es el presupuesto con que cuentan. Platicar sobre este asunto les puede ahorrar muchos problemas futuros.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK