VIDAS CALLEJERAS

Tanya Guerrero
30/07/2014 - 03:00
Hay lugares que esconden profundos secretos y en el sitio donde este médico trabaja, se guardan de los más valiosos. 
Seis meses tardó en construir el espacio  donde la tradición y la ciencia se unen, pero siete fueron los años que estudió para poder lograrlo. 
 
En una ciudad en la que los dolores del cuerpo y alma siempre aquejan, una botica se convierte en un oasis de bienestar que todos necesitamos. Pablo dedica su vida al “buen vivir” de los otros. Pablo Marañón es boticario. “Como la mente, está el cuerpo”, es la visión que se enmarca  en este espacio. 
 
Egresado del Instituto Politécnico Nacional, como Médico Cirujano y especializado en Homeopatía, la idea de la medicina tradicional lo enamoró: “Como doctor hay que buscar la mejor alternativa para curar a las personas sin efectos adversos”, dice Pablo sentado en el consultorio en el que mezcla productos naturales y hierbas para curar los males que por aquí pasan.
 
Como doctor piensa que muchas de las enfermedades que afectan al ser humano parten siempre del estado mental en el que se encuentra una persona. Es decir, son “psicosomáticas”. Por eso, Pablo se toma el tiempo de escuchar a fondo a sus pacientes, para comprender el malestar físico que en ellos se está manifestando. Su romance con la medicina viene desde antes de que empezará su carrera.
 
De joven conoció a su mentor, el doctor Miguel Ángel Lara, quien de mano a mano le paso el gusto por la herbolaria.  Visitó junto con él, lugares en la sierra alta de Veracruz, atendiendo a comunidades indígenas. Su historia de loable servicio comenzó ahí.
 
Muchos de los secretos que guarda en la botica de San Agustin, del centro de Tlalpan, son remedios de antaño, consejos de abuela: Loción para desinflamar el vientre, caléndula cicatrizante, Hierba de San Juan para la depresión y espíritus de tomar para el bien dormir. Todos, envueltos en el lazo ancestral que cura de forma natural.
 
Pablo sabe que en el mundo no todos somos iguales y para cada tipo de malestar debe prepararse un remedios hecho a la medida. Su única pasión: servir.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK