Malicia en el país de las maravillas

Parte de que los melodramas mexicanos ya no tengan éxito está en la actuación antigua y antinatural de los histriones
Redacción
28/08/2015 - 05:00

Que los actores de Televisa no tienen la culpa del bajo ‘rating’   

Lupita Reyes

Llevo un par de semanas escuchando a varios actores y actrices de Televisa referirse al bajo ‘rating’ de sus telenovelas con dos frases: “Que se preocupe el productor, yo no me encargo de esas cifras”, dijeron Iván Sánchez y Eduardo Santamarina. “No es que estemos mal de ‘rating’, es que ahora hay más opciones y el ‘rating’ se divide en internet, Netflix y canales de paga”, como dijeron Camila Sodi y Laura Carmine.

Pues a mí  me van a perdonar, pero si desde ya se están deslindando de responsabilidades, al rato van a decir que la culpa será del público, porque somos flojos y no queremos levantar el dedo y cambiarle al control de la televisión. Es cierto que la mayor parte de la culpa la llevan los productores, porque son los que eligen historia, elenco y equipo de producción. Pero que los actores se deslinden de culpas, quiere decir que no tienen la mínima idea de la forma en que ellos están perjudicando a los melodramas. ¿O me van a decir que en el 2014, que todavía Televisa alcanzó ‘ratings’ de 29 puntos, no existía internet, Netflix y canales de paga? 

Parte de que los melodramas mexicanos ya no tengan éxito precisamente está en la actuación antigua y antinatural de sus actores. Afortunadamente vivimos una globalización que ya nos permite distinguir entre un buen actor y un mal actor. Una buena actuación y una mala actuación. Entre el pastelazo y la farsa. Entre la malvada de caricatura y la villana de la vida real. Entre un actor conformista y uno que tiene hambre de ser el mejor. Entre el actor que tiene ángel y el que tiene diablo. Ahí está ‘Breaking Bad’, en donde Bryan Cranston pasó de ser el papá gris de ‘Malcom el de en medio’, al mejor actor de la mejor serie televisiva de los últimos tiempos. Otro ejemplo, para que no digan que es serie y nada tiene que ver con las telenovelas son las soberbias actuaciones frescas, creíbles, cotidianas en ‘Avenida Brasil’. ¿Que el actual fracaso de las telenovelas es preocupación del productor? Ahí tienen a Ana Brenda diciendo “Me sonreó”, o “ayúdame a limpear”. ¡Con razón estamos como estamos! 

Yo que ellos, en lugar de buscar malas justificaciones, me compraría ‘Breaking Bad’, ‘Avenida Brasil’, varias telenovelas turcas y otras tantas series españolas y después de verlas y estudiarlas entraría en periodo de reflexión y vergüenza. Acto seguido buscaría las mejores escuelas de actuación, pagaría mis clases y refrescaría mi técnica. Porque al paso que van, se van a quedar sin telenovelas para trabajar y lo que es peor, sin a quién echarle la culpa del bajo ‘rating’. 

Camila Sodi para dos telenovelas más. La única telenovela que Camila hizo, antes de jurar no volver a hacer ninguna, fue ‘Inocente de ti’; pero como actualmente los juramentos ya no se cumplen, Sodi explicó su regreso así: “Es una chinga”. Después de sus 12 puntitos de ‘rating’, yo no sé cómo le va a hacer Televisa ahora que le firmó un contrato de exclusividad por dos telenovelas más y bajo sus condiciones: “tengo libertad de hacer teatro y cine”. Vaya riesgo para la televisora de San Ángel, pues mientras recorta presupuestos por un lado, por otro firma a una mujer que nunca les ha dado un éxito. Por lo pronto, Camila le hará competencia a su tía Thalía, ya que próximamente tendrá su línea de zapatos otoño-invierno y después su línea de ropa. ¡Quién lo iba a decir! Ella que nos había dado cátedra de ser un espíritu libre en guaraches y vestido de manta, hoy nos habla de moda. Ver para creer. 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK