MALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Los productores de telenovelas tienen el mal vicio de no leer, ya no digamos libros, sino los libretos que les entregan
Redacción
27/11/2015 - 05:00

¿Cómo elegir un  guión ‘exitoso’?

Lupita Reyes

También les comenté que no tienen buen tino para elegir sus historias. Pues bien, hay quienes me escribieron diciendo que esto no puede ser cierto, que están seguros de que mis fuentes me han engañado pues no pueden creer lo que escribí. Así que hoy les contaré un par de historias para que vean cómo se hacen las telenovelas mexicanas actualmente.

Había una vez una productora de telenovelas que llegaba a su casa con los libretos que iba a producir al día siguiente. Dejaba el bolso, se quitaba los zapatos, se ponía sus cómodas pantuflas y, acto seguido, se iba a la cocina cargando los libretos de la telenovela que en ese momento producía. Mientras le pedía a su cocinera le preparara un café, hacía un llamado a todas las doncellas que trabajaban a su servicio. Ya con el café humeante en sus manos, les pedía leyeran los libretos que horas antes sus escritores le habían dado. La productora les pedía a las doncellas que checaran lo que les gustaba o disgustaba y se lo hicieran saber. La flamante productora salía de la cocina y se iba a lo suyo. Pasadas unas horas, regresaba y les preguntaba qué les habían parecido. La mandamás hacía las anotaciones pertinentes en los libretos, acto seguido llamaba a su producción para que hicieran los cambios que las doncellas habían pedido y voilá... la telenovela llegaba a nuestra pantalla a través de TV Azteca.

El siguiente relato no es menos edificativo, pues va de un escritor “listillo” quien hizo gala de su astucia, pues gracias a sus contactos logró invitar a comer a un productor de telenovelas para presentarle la historia que había “escrito”. El hombre en cuestión se vistió como si fuera a recibir un premio, llegó y esperó a que llegara el productor. Comieron, bebieron y todo marchaba de lo lindo. Los tragos los pusieron alegres y amables y el escritor aprovechó el momento cumbre para comentarle que había escrito una telenovela, la cual ya había sido éxito en otro país. El productor, que al parecer ignora que hay internet y teléfonos para averiguar si es cierto que ese melodrama que le ofrecen ya triunfó en otro país, le cree que es un éxito. El hábil y conspicuo guionista le platica la trama de su historia. El productor se levanta de la mesa y dice: “Está buenísima, la voy a producir yo. No se la ofrezcas a nadie más”. Y así fue, la telenovela en cuestión se hizo y ha sido uno de los más grandes fracasos en el horario estelar de El Canal de las Estrellas. Pero vamos, qué más da, lo importante es que ellos se la pasaron a todo dar en aquella comida.

¿Estoy en un comercial..? ¡Avísenme! Una marca de galletas aprovechó al presentador de noticias Marcos Martínez Soriano, quien saltara a la popularidad por insultar a Joaquín López-Dóriga y a Carlos Loret de Mola en su noticiero local en la ciudad de Coahuila. El video, que se hiciera viral porque nadie le avisó al conductor que ya estaba al aire mientras propagaba sus insultos a López-Dóriga y Loret, le ganó a Martínez Soriano la invitación para llevarse un buen dinerito gracias a su amplia boca. Pero, ¿sabe qué?, en el comercial de galletas no lograron captar la vergüenza que el presentador sintió al momento de descubrir que ya estaba al aire, lo cual tenía su gracia y por eso le gustó a la gente. Aunque no está mal, nos quedaron a deber.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK