VIDAS CALLEJERAS

Enrique encontró su pasión en las bicicletas a las que repara con empeño
Tanya Guerrero
27/08/2014 - 03:00
 Algunas son como perros: dóciles, nobles y se dejan querer. Otras son rejegas, aunque con una buena mano se ponen flojitas. Pero de entre todas las que ha llegado a reparar, su favorita es una rodada 28, color rojo. Confía en ella más que en un carro, nunca lo ha abandonado a la mitad del camino y aunque todo le truena, a su lado siempre llega bien.
 
Por eso Enrique Martínez, la compara con una mujer –y aunque no es muy afecto a ponerles nombre–, porque cada bicicleta tiene su propia personalidad. A esta, la ha reconstruido más de seis veces en los 30 años que lleva dedicado a este oficio. Cambiar parrillas e inflar llantas, lo hace recordar las palabras que su padre le dijo cuando le enseñó a reparar bicicletas: “si vas a hacer algo, hazlo bien o mejor no lo hagas”. 
 
Pasión y dedicación es lo que un buen mecánico debe tener en mente cuando arregla algo. Sobre todo objetos rodantes tan valiosos como estos. Por eso “El Güero” dice que si una bicicleta no le queda como a él le gusta, la desarma y la desarma hasta que quede perfecta. Sus clientes lo saben y en reconocimiento a su trabajo, con el paso de los años se convierten en sus amigos. 
 
“Para mi las bicicletas tienen un valor sentimental”, dice mientras enumera cuántos modelos y tipos ha reparado en su taller de la colonia La Joya. A los seis años lo aprendió y al día de hoy, conoce a fondo los detalles de aquellas que son clientes frecuentes.
 
Rodada 26 de carga, rodada 27 aerodinámica, rodada 28 negra con salpicaderas rojas. Enrique no las buscó, las bicicletas rodaron hacia él. Y a sus 36 años lo siguen haciendo. Las cuida y las rescata del fierro viejo si ve que tienen posibilidad de seguir andando. 
 
Para él todo es importante, por eso mientras esperan en su taller a ser reparadas las trata como si fueran propias. Piensa que las mejores bicicletas son las que funcionan y le gustan de todo tipo, menos las que parecen floreros: “Las bicis son para usarse, no para adornar” y dedica su vida a que salgan de aquí rodando.ción impresa de hoy. 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK