LA BANQUETERA

Un pequeño local de carnitas se ha convertido en toda una tradición en el norte de la Ciudad de México
Tanya Guerrero
27/06/2014 - 03:00
Aquí, la verdad no incomoda, al contrario, se le saca provecho. Ellos tienen las   mejores carnitas de la zona y saben lo que vinieron a hacer al mundo: “Somos malos pa’ escrevir pero regüenos pa’ser tacos”. Y juro por todos los que comí, que sí lo son. 
 
Los Chenchos es un local chiquitito, al que si vas después de la 2:00 de la tarde, tienes que prepararte para apañar un hueco en la banqueta y defenderlo a muerte, porque seguramente adentro estará  lleno. Pero la espera por echarle salsita verde al taquito de maciza con cuero, la especialidad, vale completamente la pena.
 
 Son suavecitas, buen color y están calientitas al momento de servirse, es mi veredicto para estas carnívoras. Son muy cuidadas en su preparación, porque el cliente que viene aquí es muy exigente y consentido desde hace diez años. 
 
“Hay que calentar la manteca y echar pieza por pieza. La maciza, luego el chamorro. Cada pieza lleva su tiempo de cocimiento. Como las mujeres, hay que darles su tiempo”, dice El Goyo, mientras corta con una mano el buche y señala al próximo cliente para saber de cuál sirve. Pásele, pásele. 
 
Si como cuida las carnitas, cuida a las mujeres, estoy segura de que ese Goyo tiene casa llena. El secreto de estas carnitas  son las dos horas sobre la lumbre, para agarrar ese color dorado que tienen y no queden blancas y desabridas. 
Cada taco que sirven lleva copia. Si eres de buen comer, con dos tienes. Y si sientes remordimiento del segundo, no te preocupes, pide un agua de horchata para acallar a tu Paris Hilton interior, rematando con una gordita de chicharrón prensado, pa’ no dejar. 
 
Además de deliciosas carnitas, Los Chenchos preparan quesadillas de sesos que, no te voy a mentir, están hechas para los listos porque se acaban antes de las tres de la tarde.
 
¿Qué tiene de diferente este lugar al de la esquina de tu casa? La higiene es impecable y el servicio, aunque apresurado, es muy cordial. Aquí todos sabemos que venimos a mover el bigote y a salir satisfechos. 
 
¿No basta con eso? Bueno, Los Chenchos tienen un plus. Ofrecen un jugoso chamorro llenador, que si me preguntan a mí, es el hueseo más delicioso que he hecho en mi vida.  Lo sirven con tortillas calientes, salsa y toda la convicción de que en la zona no hay otro que supere el tamaño. Le sale juguito y, por el delicioso olor que tiene, te aseguro que no pasarás dos días sin querer echarte otro. 
 
Los vecinos de Zacatenco lo saben y la mayoría incluso vienen diario al lugar. El sabor de estas carnitas lo merece. No importa que escriban “cuenta” con K.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK