Malicia en el país de las maravillas

Siguen apareciendo canales de televisión, pero la carestía en todos los que vemos al aire es cada día más evidente
Redacción
27/03/2015 - 05:00

 

 

LOS NUEVOS RETOS DE LA TELEVISIÓN MEXICANA

Lupita Reyes

Pues nada. Que se ha dado a conocer que habrá dos nuevos canales de televisión, uno es para Grupo Radio Centro y el otro para Grupo Imagen. Lo que llama mi atención es que siguen apareciendo canales de televisión, pero la carestía en todos los que vemos al aire es cada día más evidente.

Ahí tienen a Telefórmula: sin escenografía, maquillaje ni buen sonido. Milenio Televisión: el canal de noticias que buscan los varones para ver (que no consultar) el estado del tiempo (¿será porque ahí las chicas se pasean de un lado a otro de la pantalla en diminutos y ceñidos vestidos?). Canal 28: que no le han dado al clavo a su programación. Excélsior TV: que no ha logrado la audiencia que planeaban. El Financiero: ¿alguien ha escuchado algo sobre sus programas o sabe en qué canal se transmite?

Pero no sólo estas cadenas televisivas se las han visto ‘color de hormiga’ para continuar al aire, también les ha ocurrido a las cadenas tradicionales como los canales públicos 11 y 22, o las frecuencias de TV Azteca: 7, 13 y 40. Por cierto, hace unas semanas, Alberto Santini dejó la Dirección General de Azteca 13 al no ofrecer los resultados esperados. Santini, quien ya había demostrado en sus inicios en la pantalla chica ser un actor mediocre, como ejecutivo de la cadena confirmó que tampoco tenía madera para las grandes encomiendas y transformaciones que Azteca necesitaba. Con Santini Azteca 13 tocó fondo. Fue el declive del canal, pues nunca pudo superar los 4 puntos de rating en sus programas unitarios, ni los 6 puntos en las telenovelas. Todo eso trajo como consecuencia la ausencia de anunciantes y, por lo tanto, la crisis económica.

Televisa se cuece aparte. De entrada, a todas las áreas de la empresa se les ha informado que entran en una fase de austeridad y que están por llegar (si no es que ya llegaron) una serie de recortes presupuestales en sus operaciones y actividades. Es decir, están en crisis. Pero, ¿es real esta crisis? Sí y no. Sí, porque algunos anunciantes se han retirado de la televisión abierta para buscar al público consumidor al que les interesa llegar en los canales de paga. Y no, porque Televisa sigue siendo una de las empresas que aún mantiene niveles de audiencia aceptables y, por lo tanto, nunca le faltarán anunciantes.

Ocurre que en Televisa han previsto un 2015 económicamente difícil y no quieren gastar de más para no caer en una crisis financiera. Es decir, prefieren prevenir que lamentar. Y eso quiere decir que Televisa dejó de ser el gran emporio que fue durante mucho tiempo, ese en el que un día don Emilio Azcárraga Milmo acuñó la frase: “Empresa que no da para robar, no es una buena empresa”. Y así es, pues en varios departamentos le han dicho a los empleados que ya no pueden utilizar recursos ni llevarse material (que ya sabían que lo hacían) de la empresa para hacer ‘trabajitos’ por fuera de Televisa.

Los recortes no tardarán en verse reflejados en pantalla. Por ejemplo, los actores que salen de viaje para grabar alguna secuencia tendrán que hospedarse en hoteles más baratos, maquillarse por su propia cuenta y reducir sus gastos en comida, pues los viáticos estarán muy castigados. Las telenovelas tratarán de llegar, cuando menos, un año al aire, para no gastar cada seis u ocho meses en nuevas producciones.

Un consejo: si Televisa dejara de transmitir programas que son un desperdicio visual y de tiempo, para quedarse sólo con lo que vale la pena, se ahorrarían lo de 20 años de programación.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK