LA BANQUETERA

El sabor heredado de la cocina jalisciense es la esencia de las delicias que se sirven en una taquería de la colonia Paseos de Churubusco, en Iztapalapa
Tanya Guerrero
25/07/2014 - 03:00
Hablando de tacos, Jalisco no se raja y en Paseos de Churubusco lo puedes ir a comprobar. Sergio Velásquez es alto, guapo, tiene ojo claro y desde muy chavo le enseñaron a cocinar. De hecho, lleva 15 años con esta taquería que está rodeada de gente hasta que la última tanda de suadero sale envuelta en una tortilla.
 
Los Tacos Sergio son ricos, baratos, tienen sazón y están muy bien servidos. La opinión de los comensales los distinguen como “adictivos”, “muy higiénicos” y “libres de grasa que escurre”, lo que los hace perfectos y no muy pesados para la hora de la cena.
 
El secreto de estos tacos se llama Arandas. El lugar donde Sergio nació.Toda su familia —incluidos los que aquí le ayudan a despachar, hasta el abuelo y el tío que le enseñaron a preparar la carne— saben hacer tacos. Sí, señor. 
 
El estilo Jalisco se nota desde la salsa picosita de chile de árbol, hasta la forma en que Sergio y su pandilla tratan a las personas que acuden al lugar.
 
Aquí, desde el pastorero hasta el que te pasa el refresco, están atentos de lo que necesitas, te preguntan si quieres algo más, saben sonreír y, a veces, hasta se acuerdan si te gusta “el campechano” con salsa. La taquería de Sergio suena a novio modelo. Tacos guapos que además saben rico. 
 
El tapatío de corazón aprendió el negocio desde abajo. Hace 25 años le ayudaba a su tío a licuar las salsas, cortar la cebolla, acomodar las cajas de refresco y hacer los pedidos.
 
Con el tiempo, entendió que preocuparse genuinamente por las necesidades de la gente, ser constante en el horario de 6 a 12 y hablarse de tú con sus clientes, era una forma segura de tener éxito. Y lo logró. 
 
Al día de hoy, platica sin dejar de picar la carne de suadero, cabeza, tripa, longaniza, lengua y “campechanos” que se sirven sobre esta banqueta. Como “catadora” profesional de tacos de cabeza, me quedé admirada por el delicioso olor de esta parrilla. 
 
Además de tacos convencionales preparados con cilantro y cebolla. En Tacos Sergio se sirven “volcanes” que puedes pedir con cualquier tipo de carne y queso. Como recomendación especial, las “gringas” son una buena opción si tienes mucha hambre y quieres realmente disfrutar la salsa, que es secreto del abuelo del anfitrión. 
 
Si le prometiste a tu chava que por ella dejas los tacos de tripa bien doradita, hazlo después de venir a probar estos manjares. Pero antes de las 9:00  de la noche, porque después ya no hay. Toda la colonia los pide para llevar de cinco en cinco. Pruébalos y sal de aquí enamorado. Te aseguro que mordiendo un sensual “campechano”, a Tacos Sergio jamás lo vas a querer soltar.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK