Cuando ellas se besan sus bocas... en público | SOY PÚRPURA

La Señorita Velázquez goza al mostrar amor a su pareja en público
Srita. Velázquez
21/10/2015 - 05:30

Ver a dos mujeres juntas puede pasar desapercibido, pero verlas besándose, eso sí que llama la atención y provoca diferentes reacciones y hasta algunas ¿felicitaciones?

Son fascinantes las reaccionesque provocan dos mujeres besándose. Tienen su lado bueno, porque ¿a quién no le gusta llamar la atención? En el Metro, en algún restaurante, en fin, en cualquier lugar público es inevitable ser observada y hasta alentada. Nunca faltan los hombres morbosos, las señoras que entran en shock. Además de los mirones, existen algunos que yo llamo los “felicitadores”

Recuerdo que alguna vez salí de vacaciones con una novia a una recóndita playa.

Al llegar, la recepcionista del hotel nos preguntó por nuestro nombre y parentesco. Nos miramos, reímos y le dijimos que éramos hermanas. Cuando siguió con sus preguntas no tuvimos más remedio que decirle que éramos pareja. Su reacción fue épica. Primero nos miró de abajo para arriba, como si nuestros atuendos no fueran los suficientemente ‘lenchos’ para su gusto, luego comenzó a reír nerviosamente y sólo atinó a decirnos: “´¡Felicidades!, ¡aquí somos muy abiertos!”.

Nunca entendí por qué nos felicitaba, al menos yo no felicito a ninguno de mis amigos cuando me presentan a sus novias.

En los bares pasó lo mismo

Al llegar, pasábamos completamente desapercibidas, como un par de amigas, pero nos convertíamos en imanes de señores “felicitadores” cuando comenzaban los besos. Un tipo, de plano, no pudo evitar acercarse y comenzar a brindar con nosotras y ¿qué creen? Nos felicitó por ser valientes, por ser pareja y básicamente por ser ‘lenchas’.

Luego vino la sesión de fotografías. Aproximadamente cinco señores nos pidieron la foto del recuerdo, ellos en medio y una de cada lado. Hasta creí que podíamos triunfar si nos uníamos a las estatuas vivas de Madero.

También están los que fingen que no te miran. Cuando volteas a verlos, parece que el cielo les dio una señal y la buscan en el techo o, de plano, miran la mancha gris de la pared, pero eso sí, apenas regresas a lo tuyo, ahí están de nuevo observando.

Por último, los que piensan que las lesbianas tienen un letrero en la frente que dice: “quiero un trío”. Se acercan con una mirada seductora cuando vas por la calle y muchos te murmuran al oído o los más valientes se te ofrecen sin pudor alguno.

En este grupo entran los hombres que parecen ver en cada ‘lencha’ un reto. No les basta saber que te gustan las mujeres, que tienes novia o que eres alérgica a los penes. Para todo aplican el “y qué?”.

Las miradas no le hacen daño a nadie, pero ver a dos mujeres resulta tan atractivo para la pupila que, incluso yo, que lo veo como algo normal, no puedo evitar mirar y sonreír.

Esta semana es la TBB Party Mx, una fiesta lésbica que comienza a sobresalir en el ambiente gay.

Obviamente, estaré ahí con mi respectivo comité de solteras y mi hígado blindado. Ya les reportaré los pormenores de la destrucción.

[email protected]

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK