ASESINOS SERIALES

La facilidad con la que lograba seducir a las mujeres no satisfacía a Joaquín, quien optó por una sádica forma de saciar sus instintos
Ricardo Ham
20/11/2015 - 05:00
Originario de Castelón, en España, a sus 35 años de edad gustaba de pasear por zonas rojas y elegir libremente con quien pasar un buen rato, sin embargo, este ritual también llegó a aburrirlo, el sexo de pronto pasó a segundo término, ya no era el principal disparador de su placer, encontró un sustituto que le excitaba cada vez más, en la búsqueda de la perfección se encontraba con el gozo superlativo.
El placer llegaba por nuevos caminos, las caricias dejaron su lugar a los golpes, el enamoramiento a la mentira, la penetración al ahorcamiento.  Compra El Gráfico y descubre esta historia en tu edición impresa de hoy. 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK