ASESINOS SERIALES

Un hombre con una mente prodigiosa brindaba un notable servicio a la sociedad se transformaba en un despiadado homicida
Ricardo Ham
19/10/2014 - 03:00

La puerta no fue obstáculo alguno para la inteligencia de Ted, rápidamente recorrió el lugar, su ansia no le permitió pensar en nada que no fuera satisfacer esa sed insaciable que recurrentemente venía a él. Subió y bajó escaleras, rompió cuanto estorbo entorpeciera su imparable carrera, una a una las puertas cedieron, una a una las estudiantes fueron violadas y asesinadas tan salvajemente que ni sus camas quedaron de pie, las sábanas llenas de sangre atestiguaron mudas una crueldad, una necesidad de matar nunca antes vista; Ted Bundy pasaría a la historia como una de las mentes asesinas más brillantes, pero también de las más sanguinarias de la historia, esa tarde, tan solo en una tarde, Ted asesinó a dos jóvenes estudiantes e hirió por lo menos otras cinco.Theodore Bundy nació en noviembre de 1946, sus años de infancia se vieron marcados por duros conflictos de identidad que surgieron a partir de su complicada historia familiar, su madre en realidad no lo era, quien pensó que era su hermana era su madre biológica y jamás tuvo una figura paterna estable que pudiera marcarle límites o aclararle a ciencia cierta su origen.

Sin embargo, Ted pronto dio señales de su capacidad intelectual y agilidad mental, cursó las carreras de psicología y derecho, auxilió en centros telefónicos a menores con tendencias suicidas. Muchos lo consideraban como un futuro congresista y abogado exitoso. La trayectoria académica de Bundy contrastaba mucho con su vida laboral, sólo conseguía empleos de bajo perfil en los cuales nunca duraba, constantemente tenía problemas con sus jefes ya fuera por no concentrarse en sus labores o porque era sorprendido robando mercancías.

Ted no se preocupaba mucho por esta situación, él sabía que su intelecto lo llevaría muy lejos, que sería un hombre que pasaría a la historia, no sería “uno más”.

Pero su paso a la historia sería por una puerta muy poco deseada, Ted Bundy, sin duda alguna es el asesino en serie más recordado en la historia de los estados Unidos, una veintena de víctimas así lo demuestran, pero más allá de la cantidad, la forma de perpetrar sus ataques hicieron de Ted una verdadera leyenda del crimen mundial: violaciones, descuartizamientos, decapitaciones, ataques múltiples, golpizas, estrangulamientos y una interminable lista de policías que le persiguieron a lo largo de las carreteras de estados Unidos, son sólo parte de la vida criminal del nacido en Vermont.

La furia con la que Ted realizaba sus ataques lo llevó en ocasiones a desfigurar a golpes a sus víctimas, las barras de acero de las camas de las mujeres violadas por él mismo, le servían de armas para continuar martirizando los cuerpos inertes, los impulsos sexuales de Bundy siempre eran acompañados de una insaciable sed de sangre y poder, dominar a sus víctimas físicamente era lo que más excitaba al homicida en serie, cabe decir que la prueba irrefutable para que Ted fuera sentenciado a la silla eléctrica, fue una violenta mordida que dejó marcada en el cuerpo de una der sus últimas víctimas.

Como el brillante abogado que era, Ted Bundy decidió tomar su propia defensa, no lo hizo nada mal, a través de artimañas consiguió que el juicio en su contra se retardara, fue arrestado en 1978 y ejecutado en enero de 1989, casi diez años pasaron para su ejecución, entre las argucias usadas por Ted se incluye una propuesta matrimonial realizada en plena corte y una asombrosa asesoría que Bundy prestó al FBI para completar el perfil psicológico del asesino de Green River.

Ted Bundy, el primer homicida al que se le dio la nomenclatura de asesino en serie, es hasta hoy, una figura difícil de descifrar, lo mismo se le veía riendo ante las cámaras que confesándose ante ministros religiosos horas antes de su muerte. La historia del más salvaje de los asesinos sexuales supera por mucho cualquier personaje de ficción que haya sido imaginado por los medios, Ted Bundy es un nombre que resuena con fuerza propia en la historia criminal del mundo moderno.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK