UN GAY CHILANGO: Criar hijos no es cuestión de géneros

La Suprema Corte de la Nación dio un paso histórico al aprobar que las parejas del mismo sexo puedan adoptar hijos, en una decisión que no fue bien vista por algunos sectores de la población
Fernando Rex
19/08/2015 - 04:00
Realmente los gays pueden criar satisfactoriamente a hijos? Pues esa ni siquiera es la 
pregunta realmente relevante.
 
Por si no se enteraron, hace unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio su aval para aprobar que las parejas gays pudieran adoptar, dando un paso gigantesco en materia de igualdad de derechos.
 
La noticia nos emocionó y sorprendió a muchos, mientras que como suele ser costumbre, provocó el enojo de cientos de personas; incluso algunas salieron a protestar por esta decisión.
 
Uno de los argumentos más usados por quienes están en contra de las adopciones gays es que: “Los homosexuales no son capaces de criar niños porque eso está en contra de la naturaleza”.
 
Pero esa idea es muy hipócrita e injusta, porque si la crianza de infantes fuera exclusiva de los heterosexuales, veríamos que han existido casos atroces de maltrato infantil.
Tristemente recordemos todos esos casos en que padres heterosexuales han golpeado a sus hijos al grado de causarles heridas que derivaron en su fallecimiento por cosas tan simples como que no dejaban de llorar.
 
Peor aún: los heterosexuales que han abusado a sus hijas o hijos, incluso siendo menores de cinco años. ¿Eso es saber criar un ser humano? Porque esos episodios tan horribles han sido cometidos por parejas “normales”. Además, los ejemplos no terminan ahí: ¿Cuántos padres heterosexuales han echado a perder a sus hijos convirtiéndolos en machistas golpeadores de mujeres? ¿Cuántos han negado a sus hijos el derecho a estudiar para ponerlos a trabajar y llenarlos de responsabilidades que no les corresponden?
 
Basta ver notas relacionadas al maltrato infantil —sicológico y físico— en las noticias y nuestro querido periódico El Gráfico ha documentado varios de estos lamentables sucesos. Incluso, la mayoría de abusos sexuales ocurren en el propio hogar y es aplicado por familiares directos, afirman datos de la Secretaría de Seguridad Pública.
Sin generalizar.
 
Por supuesto no podemos decir que todos los padres heterosexuales han cometido este tipo de fallas en la crianza de los niños, pero sigo pensando que la crianza de un bebé no es cuestión de género.
 
Pensemos rápidamente qué necesita un niño para crecer con valores positivos y una educación que le permita salir adelante; la respuesta es simple: un entorno de cariño y donde sus necesidades sean cubiertas.
 
Muchas parejas de heterosexuales fallan en la manera de criar a sus hijos porque están privadas de estos elementos: se divorcian y la separación puede afectar a los hijos,  sufren alcoholismo o depresiones o una precaria situación financiera.
 
Lo merecemos.
Tampoco diré que todos los gays merecen criar hijos, hay muchos que también carecen de estabilidad emocional o madurez suficiente para construir un ser humano íntegro.
Pero sí existen otros tantos que son estables, no tienen problemas sicológicos, son saludables y tienen una posición financiera sólida, condiciones que permiten el desarrollo óptimo de un ser humano.
 
Quizás los hijos de los gays crezcan “siendo raros”, pero no será por sus padres, sino por los prejuicios que gran parte de la sociedad les inculcarían mediante burlas, críticas y comentarios homófobos; así que no los hagamos.
 
¿Yo con hijos? No querido lector, yo estoy consciente de que no podría criar un niño y no por mi preferencia, sino porque “carezco del gen” de la crianza infantil, como pasa con muchos hombres y mujeres heterosexuales que deciden no tener hijos. Pero sí tengo familiares pequeños a quienes he tratado de inculcar valores positivos y llenado de mucho cariño; criar niños no es cuestión de género.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK