MUJER G

Acumular objetos y recuerdos puede convertirse en una fijación que afecta a toda persona, las mujeres no son la excepción y este problema puede reflejarse en varios aspectos de su vida
Redacción
19/08/2015 - 04:00
La vida erótica de las personas refleja cómo es una persona en verdad, ya que la intimidad (sola o en compañía) es un espacio vulnerable donde no nos queda más que ser lo que somos y como realmente somos.
 
Los sexólogos explican que cuando una mujer tiene problemas de apego, suele “acumular” amores o parejas sexuales, es decir, que después de terminada una relación continúa sosteniendo lazos con su ex. Esto lo “disfraza” de amistad y excusa que como quedaron en buenos términos, no tiene nada de malo conservar este afecto.
 
Lo cierto es que en la mayoría de los casos, sobre todo cuando no hay hijos de por medio (porque ese es un asunto más complejo), la relación amorosa difícilmente deviene en buenas amistades, lo que por lo regular resulta es que las personas han generado una codependencia tan alta que les da miedo proseguir la vida sin el círculo vicioso que tenían; así, sólo alejan a la persona, pero jamás la sueltan de verdad.
 
La otra forma es “coleccionar” parejas sexuales, es decir, las mujeres tienen el anhelo de sentirse deseadas y atractivas por más de una persona, así que mientras más galanes tengan para sus encuentros eróticos, más seguras se sienten.
 
El problema es que trasladan su seguridad y autoestima a ser aceptadas y deseadas por otros, lo que hace que en muchas ocasiones lleguen a cometer conductas extremas con tal de tener su colección intacta o agrandarla.
 
BENEFICIOS. En el sexo, lo único sano de acumular es la experiencia y lo mejor a coleccionar es el descubrimiento de una misma en los distintos momentos que la vida sexual transita.
 
Cada etapa marca la necesidad de ver y experimentar la sexualidad (sola y/o acompañada) de una forma distinta y utilizar la experiencia para elegir mejor lo que en cada situación conviene, es saber usar la experiencia acumulada.
 
Coleccionar recuerdos es una manera de no perder de vista las experiencias; sin embargo, los sexólogos hacen una diferencia: si el recuerdo es para aprender, retomar lo bueno o mejorar, es perfecto, porque habla de una memoria activa y productiva; pero si es para añorar, desear el pasado y no dejar paso a nuevas experiencias es nocivo y sólo llena espacios emocionales y sexuales que no avanzan.

TAGS

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK