AYUDAN CON HUEVOS

Lo que empezó como un proyecto de maestría se convirtió en un programa que cuenta con decenas de granjas en las que se apoyan a mujeres del Distrito Federal
Paola Ascencio
19/02/2015 - 05:30
Lo que para Itzel Suárez comenzó como un proyecto que era parte de su maestría, ahora se ha convertido en una gran ayuda para mujeres de bajos recursos. Con diminutas granjas de gallinas y brindando asesoría agropecuaria, Itzel ha logrado la producción de huevo orgánico como sustento principal entre familias de zonas rurales a nivel nacional. 
 
El proyecto consistía en realizar un análisis para mejorar la calidad de vida entre mujeres de zonas rurales de escasos recursos a partir de la producción agropecuaria. Para lograrlo, esta licenciada en Producción Animal, reunió a 15 mujeres, habitantes de Lomas de Tepemecatl, y pidió un crédito de tres mil pesos por cada una, con lo que les otorgaría aves de corral y las  encaminaría en la producción de huevo. 
 
Al concluir el programa, los resultados fueron positivos; el proyecto no terminó ahí. Y es que al poseer cerca de mil gallinas —entre las que entregó a las candidatas de la investigación y algunas más que ella se quedó—, notó que necesitaban colocar el huevo producido. 
 
 Fue así como creó Grupo Murlota, que son las iniciales de la asociación “Mujeres Rurales de Lomas de Tepemecatl del Ajusco DF.” 
 
Aún cuando pudo dar por concluido el proyecto, Itzel buscó un mercado donde fuera posible comercializar con el huevo. Para su fortuna, “Green Corner” —una empresa de productos orgánicos, agroecológicos y sustentables—, aceptó la posibilidad de distribuirlos. 
 
Así, con el apoyo de su familia, dio por iniciada su actividad en 2006 como productora de huevo rojo fresco en la ciudad. 
 
“La mayoría de programas agropecuarios son cortos. Llegan, les entregan sus gallinas, pero ya no hay un seguimiento ni una apertura de mercado donde se les dé la facilidad de vender lo que producen. Por eso se les mueren y finalmente no tienen un impacto positivo en sus vidas. Murlota cambió eso completamente”, asegura Itzel. 
 
Empoderando a la mujer. Gracias al impacto positivo que las mujeres de la delegación Tlalpan obtuvieron tras el proyecto, decenas de madres —cabeza de familia—, buscaron a Itzel para obtener su propia granja.  
 
Fue entonces cuando Itzel decidió crear de forma permanente la asociación “Mujeres que producen con huevos” y de la mano “Comercializadora Agropecuaria Murlota”.
 
Con ayuda de un ingeniero, un arquitecto y un diseñador, Itzel fabricó las “casitas cocoricas”, un nuevo tipo de granja especial, las cuales son fáciles de mantener y pueden ser usadas por niños, adultos e incluso personas con discapacidad. Su característica principal, es que son fáciles de limpiar, además de que la tarea de recolectar los huevos es más sencilla. 
 
Hasta ahora, Grupo Murlota ha ayudado alrededor de 300 familias encabezadas por mujeres, con paquetes conformados por granjas miniatura con tres bebederos y 35 aves de corral de 12 meses de edad.
 
Además, facilita la asesoría empresarial, de mantenimiento y cuidado. Es una forma de autoempleo y una entrada de dinero extra, dice. 
 
“Les ayudamos a implementar las granjas como un ingreso familiar, así no sólo obtienen diariamente un alimento fresco y rico en nutrientes para autoconsumo o que pueden vender en su localidad, sino que la producción excedente se las compramos y se traslada para ser vendido en la ciudad”, añade Itzel. 
 
Debido al éxito obtenido, Grupo Murlota cuenta ya con un plan de crecimiento estratégico que —mediante programas sociales, económicos, ambientales y de transferencia tecnológica, apoyados con el gobierno a nivel local, federal y estatal—  se enfoca en el desarrollo rural en todo el país. 
 
Además, tiene cerca de 50 granjas establecidas en el Distrito Federal, 15 en el estado de México y alrededor de 230 a lo largo de los estados de Puebla, Morelos, Tlaxcala; y próximamente Veracruz y Guanajuato. 
 
“Yo que soy madre soltera y no puedo trabajar en una oficina ocho horas o doce horas, me ha dado la capacidad de tener un negocio que me da el alimento del día y la oportunidad de mantener a mi familia desde casa”, cuenta Alma Jessica Hernández, dueña de dos casitas cocoricas, las cuales compró como parte de una inversión a futuro para su familia.  
 
Incubando oportunidades. Anualmente, Grupo Murlota abre una convocatoria para los interesados en obtener su “casita cocorica” o vender el huevo para formar parte de la familia Murlota. 
 
“Nos apoyamos en el gobierno por medio de sus programas asistenciales, ya que normalmente se pierde un vínculo entre los que dan el recurso, como el que lo necesita. Ahí entramos nosotros, les ayudamos a armar su carpeta de papeles, ellos van a la secretaría a hacer el trámite para que les otorguen el recurso, y una vez otorgado, les damos seguimiento para que al tener su granja la manejen adecuadamente”, menciona Suárez.
convocatoria.
 
 
Además de la convocatoria, Murlota ofrece diferentes programas de financiamiento  y apoyo económico para quienes estén interesadas en adquirir una granja de manera particular. 
 
La convocatoria para este año ya está abierta,  para siete delegaciones: Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco. 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK