Más música, menos balas

Aunque saben que el arte no garantiza un cambio inmediato, un grupo de chavos apuesta por esta alternativa para sacar al crimen de las calles
Elizabeth Palacios
17/11/2014 - 22:17

Abraham Chavelas tiene aspecto chilango y rebelde, pero caras vemos, corazones no sabemos. 

En realidad fue el puerto de Acapulco el que lo vio nacer, crecer y convertirse en promotor cultural, productor musical y comunicador. 

“Más música menos balas” nace en Acapulco en enero de 2011, un par de semanas después de que fueran encontradas 15 cabezas en uno de los principales centros comerciales del puerto, en uno de los fines de semana más sangrientos de los que se tiene memoria en aquella ciudad, que antes era considerada un destino paradisiaco.

La gente ya se había acostumbrado a vivir con el crimen organizado, el miedo y la violencia; sin embargo, ni Abraham ni sus amigos músicos y artistas querían que nadie les robara el derecho a salir, a divertirse y a continuar con sus vidas en forma pacífica.

Así comenzaron a organizar conciertos y eventos culturales bajo el lema: “Más música, menos balas”. 

Pero el fenómeno creció en las redes sociales y tuvo vida propia. La frase tomó su propio rumbo y de pronto en otros lugares del país, a través de las redes sociales, el logotipo, la frase y el movimiento tomó su propio camino. 

Posteriormente, afuera del café Iguana, en Monterrey, hubo un evento violento donde también apareció el logotipo.

Creímos que era necesario hacer algo. La música es el arte más cercano a la gente, todo tiene que ver con la música, es la que se combina con todas las demás expresiones artísticas. Queríamos que la gente se identificara, principalmente los jóvenes.

Por haber trabajado mucho tiempo en radio, Abraham tiene muy buena relación con bandas de rock de todo el país, que apoyaron tanto con presentaciones en vivo como con difusión en redes sociales. El colectivo buscaba con esta estrategia que la gente dejara de tener miedo, que volviera a salir, que se adueñara nuevamente de las calles que le había arrebatado el crimen.

Desde hace seis meses, Abraham se ha mudado a la Ciudad de México, sin embargo, sus vínculos con el movimiento en Guerrero continúan, sobre todo ante los hechos lamentables ocurridos en Ayotzinapa. 

Su intención es lograr que haya intervenciones artísticas, talleres y movilizaciones en el Distrito Federal, sin que ello debilite lo que ya se consiguió en Acapulco.

Uno de sus principios es no aliarse ni con partidos políticos ni con grupos religiosos. Se pueden hacer alianzas con instituciones de gobierno vinculadas a la cultura, pues es su misión justamente apoyar y difundir las manifestaciones culturales de la sociedad, pero el movimiento quiere y, a juicio de sus creadores, debe mantenerse cien por ciento ciudadano, para tener fuerza y credibilidad.

Lo cierto es que Abraham y los otros voluntarios están convencidos de que las redes sociales son un arma poderosa para el fortalecimiento de la sociedad civil y para el combate a la impunidad. Saben que el arte no va a traer de inmediato la paz, pero confían en que la cultura y la comunicación pueden ser claves para combatir el miedo y la apatía.

 

 

Si quieres conocer más sobre “Más 

Música Menos Balas”, 

encuéntralos en:

 

Facebook: Más Música Menos Balas

Twitter: @menosbalas

 

O acércate el próximo martes 25 de noviembre, a las 19:30 horas al Foro 37 (Londres 37, colonia Juárez, México, D.F.), donde “Más Música Menos Balas” participará en una tertulia donde se hablará del arte como herramienta de cambio social.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK