ASESINOS SERIALES: BTK: Amarrar, torturar y matar

El respetable integrante de la iglesia luterana, tenía otra personalidad donde asesinaba a familias enteras
Ricardo Ham
17/07/2015 - 03:00

Pocos imaginaban lo que podría pasar tras escuchar el llamado a la puerta;  con la confianza que sólo un jefe de familia siente en su hogar, se dirigió a abrir la puerta tras el insistente toquido, pero en un segundo, un revólver directo a su rostro derrumbó la seguridad familiar.

Los gritos y el miedo de los habitantes de la casa abrumaron el espacio, pero el llanto y los sollozos fueron acallados al ver un cuchillo que se les posaba en la garganta.

La fantasía del visitante era matar uno por uno de los integrantes de la familia, que cada miembro de ella sintiera más miedo que el anterior, que cada paso llevara a la desesperación fatal de la próxima víctima.

Primero mataría a los padres, iniciar por quienes debieran dar protección aumentaba la desesperación de los siguientes en morir, la sonrisa en el asesino no estaba completa, hacía falta algo, un toque especial que solo él disfrutara, algo que siempre había deseado: amarrar, torturar y finalmente, matar, lo que Dennis Rader convirtió en un sello único del asesino BTK.

Dentro del registro de los cientos de casos sobre asesinos seriales alrededor del mundo, existe uno que llama la atención al ser el único homicida que detuvo su secuencia de homicidios durante varios años hasta que la sed de sangre lo trajo de regreso a la acción.

Dennis Rader, mejor conocido como el asesino BTK (siglas en inglés de amarar, torturar, matar) es el mejor ejemplo de una doble vida, por un lado un ejemplar ciudadano perteneciente al movimiento Boy Scout, promisorio integrante de la iglesia luterana y servidor público tanto en la elaboración de trabajos censuales como en control de animales, mientras que por otro lado, era un sádico asesino con más de una decena de víctimas en su récord personal, gustaba de entrar sin permiso a los domicilios donde familias enteras eran amarradas y torturadas sin la menor piedad. 

La primer familia atacada por Rader data de enero de 1974 en Wichita; en marzo de mismo año volvió a atacar, pero los periódicos no pusieron especial atención en los casos, lo que hizo enfurecer a Rader, iniciando el envío de una serie de misivas para los diarios y estaciones de televisión locales, en los que daba detalles exactos de los asesinatos y se autonombraba como el asesino BTK. 

Fue entonces cuando las pausas iniciaron, primero una desaparición momentánea de 3 años,  después una de dos, un nuevo ataque en 1987 y otra aparición en 2004, donde festejaba los 30 años de su primer ataque.

Pero las técnicas policiacas eran diferentes a las que se implementaban en los 70, ahora es mucho más fácil detectar a un sospechoso, igual que la policía, BTK buscó modernizarse, en lugar de las viejas cartas a máquina enviadas a los medios, esta vez Rader envió un CD fácilmente rastreable por la policía, la información los llevó hasta la computadora personal de la iglesia luterana, máquina que sólo Dennis Rader utilizaba.

Finalmente en septiembre de 2005 BTK fue sentenciado a 10 cadenas perpetuas en régimen de aislamiento en la Penitenciaria de El Dorado, en Kansas, además, tiene estrictamente prohibido el acceso a cualquier tipo de información relacionada a sus homicidios.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK