¡Larga vida a Mi Valedor!

María y Regina son las creadoras de este proyecto editorial, cuyo objetivo es incluir a las personas en situación de calle en un empleo formal y digno
Elizabeth Palacios
16/03/2015 - 03:00
 

Cuando las vi tan serias y concentradas trabajando en el café donde nos citamos, sabía que tenía frente a mí una buena historia. No fue difícil imaginarlas en sus sesiones de trabajo, decidiendo con las otras cuatro chicas que integran su equipo editorial.

María y Regina son editoras y emprendedoras, pero su proyecto tiene además un fin social muy particular: generar un espacio de empleo digno para personas en situación de calle.

María estudió pintura en Londres y fue allí, en esas calles, donde conoció aquello que la haría poner a descansar los pinceles, para volcarse hacia las letras y la imprenta. En esas mojadas y frías avenidas, esta joven de 26 años conoció los periódicos y las revistas “de calle”. ¿Qué es esto?, pues herramientas de auto-empleo para personas que viven y trabajan en la calle, pero que desean mejorar su calidad de vida a partir de una forma digna y legal de obtener ingresos.

Pero María no compraba aquellas publicaciones sólo por ayudar, sino por la calidad de la información que en sus páginas encontraba. De hecho, fue hasta después de comprarla y leerla por primera vez, que supo que, además, había encontrado la forma de ayudar al vendedor a mejorar su calidad de vida, aun estando en la calle.

Regina y María son amigas desde la infancia, así que la distancia no las separó. Cuando María volvía de vacaciones y veía a Regina, platicaban sobre sus mutuas experiencias y aprendizajes. María le contó del modelo de estos periódicos callejeros a su amiga, estudiante de Relaciones Internacionales en el ITAM, quien de inmediato se sintió con las ganas de involucrarse con un proyecto editorial que, además, conjugaba también un objetivo social.

Un poco después, ya en México, ambas decidieron incluir a otras cuatro amigas y lanzarse a la aventura de editar una revista. Así es que nace ‘Mi Valedor’.

Pero ‘Mi Valedor’ es mucho más que una revista. Es un proyecto integral que “abre un espacio incluyente y libre para artistas, creadores, sociedad civil y, sobre todo, para los propios vendedores y distribuidores de la publicación”, así leí la descripción en la página de Fondeadora, donde las chicas solicitaban apoyo para que su proyecto se convirtiera en realidad. La campaña de fondeo resultó todo un éxito y gracias a 223 personas que donaron —cuyos nombres están en la portada del primer número de la revista—, el proyecto recaudó casi 400 mil pesos, capital suficiente para que hoy ya se encuentre en distribución el número 0, generando empleos dignos para las personas en situación de calle.

María y Regina saben que vivimos en un país con altos índices de discriminación, por ello también están convencidas de que el dinero que los vendedores reciben por su trabajo no es la única ganancia. El hecho de que los compradores se comuniquen con ellos, los miren en forma distinta, es también algo que ganan, incluso tal vez mucho más valioso que el dinero. Se trata de una herramienta de sociabilidad horizontal para personas que siempre han sido vistas en forma despectiva. Así, una revista puede ser también un motivo de empoderamiento social para una población vulnerable, como lo son las personas en situación de calle. En pocas palabras, este proyecto puede ayudarles a dejar de ser invisibles.

Pero las editoras no quieren que la gente compre la revista sólo por ayudar a los vendedores, pues la lástima también discrimina. Por ello es que se esmeran cada día en que los contenidos editoriales, los textos, las fotos y las ilustraciones sean de calidad y útiles para quienes compran la revista. Así, en una mezcla de los modelos norteamericano y europeo de periódicos callejeros, ‘Mi Valedor’ incluirá información sobre la ciudad, sobre la vida en sus calles, pero también sobre sus actividades, documentará su realidad desde distintas perspectivas, que lo mismo puede ser la mirada de un fotógrafo profesional, que la de un joven que aprendió a usar una cámara.

Así, María, Regina, Ana, Delphine, Paula y Mariana han logrado ya que el número cero de ‘Mi Valedor’ saliera de las plataformas digitales y ahora pueda ser algo tangible, que sostenemos y hojeamos mientras charlamos y que huele a papel y tinta. Un espacio editorial nuevo que también es un punto de encuentro cultural y social que fomenta la libertad de expresión, la confianza personal y el trabajo colectivo de poblaciones en situación de calle. ¡Larga vida a ‘Mi Valedor’!

 

Echa la mano

La organización INSP es la red internacional de los periódicos callejeros y apoya el desarrollo de más de 120 diarios en 40 países y 24 idiomas diferentes. Con su respaldo y siguiendo el ejemplo de otros casos de éxito a nivel mundial, ha sido posible sentar las bases para fundar la revista ‘Mi Valedor’ en nuestra ciudad.

 

El modelo

El equipo de ‘Mi Valedor’ brinda una capacitación a los interesados en ser vendedores de la revista.

Los vendedores firman un Código de Conducta y reciben la primera tanda de revistas gratis.

Se asigna un espacio público específico para cada vendedor, quien administrar su tiempo.

Con la ganancia de las primeras revistas, el vendedor puede comprar las siguientes que quiera y pueda vender.

Este proceso viene acompañado de asesorías financieras y sociales. Además, se llevan a cabo talleres que promueven el desarrollo personal y creativo de los beneficiarios.

‘Mi Valedor’  se distribuye en espacios públicos de la ciudad con alta afluencia peatonal. Se busca generar espacios de encuentro entre los vendedores y los lectores que propicien vínculos sociales.

Por el momento podrás encontrar ‘Mi Valedor’ en la zona Centro.

 
 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK