PADRES AL BORDE DE UN ATAQUE: ¿Culpa por la depresión posparto?

No te sientas mal por padecer este trastorno que afecta a cualquier mujer y le impide disfrutar a su bebé
15/11/2015 - 11:46

Por: Irma Gallo 

Más que de relacionarme, el problema es que siento que no lo quiero”. Con estas palabras Cristina (cuyo nombre real no es ése pero pidió omitirlo), me describió lo que le provocaba su bebé recién nacido.

Era marzo de 2013 y la conocí en el consultorio de la terapeuta Érica Medina Serdán, con quien estaba en tratamiento para combatir la depresión posparto que le impedía no sólo disfrutar a su hijo, sino hasta relacionarse con él para las tareas básicas como bañarlo, darle de comer o cambiarle el pañal.

Cristina, una madre primeriza de 38 años, se dio cuenta de lo que le pasaba y buscó ayuda a tiempo, pero muchas mujeres no lo hacen. Quizá porque la carga social que se asocia a la maternidad es tan fuerte que se sienten culpables, o simplemente porque piensan que lo que sienten no es grave; tal vez sólo un poco de nostalgia por la vida sin responsabilidades que dejaron atrás, mezclada con cansancio. 

Piensan que esto que están viviendo es algo pasajero y no es tan importante como para prestarle atención.

Desafortunadamente, no siempre es así: la depresión posparto existe. Y cualquiera puede padecerla. Pero no hay porqué sentirse culpable; hay que atenderse de inmediato porque las consecuencias pueden variar de una mujer a otra, pero en algunos casos llegan a ser francamente graves.

Según un estudio llevado a cabo por Katherine L. Wisner, directora del Centro Asher del Noroeste para el Estudio y Tratamiento de Desórdenes Depresivos, publicado en Journal of American Medical Association, 19.3% de las mujeres que tuvieron depresión posparto habían pensado en lastimarse a sí mismas o lo habían llevado a cabo

¿Cómo distinguir entre una depresión posparto y un baby blues? Lo que se conoce como tristeza posparto (baby blues) es una reacción que comienza entre unos días y una semana después de tener al bebé. La mujer que la experimenta se siente irritable, cansada, nerviosa, con ganas de llorar y tiene dificultad para dormir. Dura dos semanas cuando mucho, y después la mamá se empieza a involucrar poco a poco con su hijo y su estado de ánimo mejora.

A veces la depresión posparto puede confundirse con el baby blues, pero una primera señal de alarma es que ese sentimiento se prolongue durante más de dos semanas. Además, los síntomas incluyen la pérdida de interés por actividades que antes eran agradables; dolores de cabeza, espalda, músculos y estómago; dificultad para concentrarse y cambios en el apetito y los hábitos alimenticios.

Ponte abusada: actúa. Quiérete

La maternidad no tiene porqué ser una carga y mucho menos vivirse con sufrimiento. No hay hijos felices de mamás enfermas, tristes, enojadas o insatisfechas. No hay porqué quedarse calladas, lo primero es acudir a un profesional y haz las cosas que te gustan:

 Encarga a tu bebé con alguien de confianza y sal: ve al cine, a tomar un café con una amiga, a una tienda (aunque no te compres nada, no importa), a bailar. Pero no te quedes encerrada en tu casa; cambiar de aires te hará olvidar por un momento esa atmósfera que ahora sientes que te oprime y no te deja respirar.

Haz ejercicio. Por más cansada que te sientas, y más imposible que se antoje, moverte te va a hacer sentir mejor, además de que te va a ayudar a recuperar tu figura más rápido. Elige una actividad que no te represente otra carga que al rato te abrumará más. 

Haz un cambio. Córtate el pelo, píntatelo, elige un color nuevo para tus uñas, prueba un nuevo maquillaje. Haber dado a luz no significa descuidar tu aspecto.

Sonríe. Escribe, lee, dibuja, borda, teje, ve una serie en la tele, inventa un nuevo platillo. Involúcrate en nuevos proyectos. Sonríe.

Alerta

Según un estudio llevado a cabo por Katherine L. Wisner, directora del Centro Asher del Noroeste para el Estudio y Tratamiento de Desórdenes Depresivos, publicado en Journal of American Medical Association, 19.3% de las mujeres que tuvieron depresión posparto pensaron en lastimarse a sí mismas o lo habían hecho.

Si eres de las tres primeras mamás que me cuenten la experiencia que tuvieron en las dos primeras semanas de vida de su bebé (no importa si tus [email protected] ya están grandes) al correo [email protected] ganarás un ejemplar del libro #Yonomásdigo. Si eres ganadora, recibirás un correo con instrucciones para recoger el libro.

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK