¡Clarketazo!

Contra la corriente, huelgas, tráfico y muchos brasileiros en desacuerdo, inició el Mundial de Futbol
Redacción
13/06/2014 - 05:00

¡Mexicanos al grito de guerra!

MAURICIO CLARK

Contra la corriente, huelgas, tráfico y muchos brasileiros en desacuerdo, inició el Mundial de Futbol y el ambiente lo hacemos los mexicanos.

Si nadie me dijera que me encuentro en Brasil, podría decir que estoy en una gran fiestota sabatina en Acapulco. Si bien los oriundos de estas tierras se encuentran molestos, enojados y hasta “encabritados” por el alza de impuestos, el tráfico imposible y una Copa del Mundo que muchos no pidieron, la fiesta ya empezó y los gritos de la gente no se dejan esperar. Desde el lunes de esta semana el ambiente empezó a crecer como frijolito germinando en un bote con algodón. Poca emoción se nota en los brasileiros así que es evidente que cuando se escucha un relajo es por los extranjeros.

Precisamente ayer que me encontraba degustando una riquísima Feijoada (platillo típico popular y sobra decir que muy rico) cuando a lo lejos alcancé  a ver un águila sobre un nopal comiendo a una serpiente. ¿Acaso es una alucinación por tanto tráfico? ¿Será una señal divina de que deba dejar de comer chocolate carioca? ¿Será un efecto colateral de mis días de fiesta como Britney Spears en el 2001? La respuesta a las tres preguntas fue: no.

Un mexicano con gran espíritu artesanal y muchas ganas de disfrutar este evento se hizo con hule espuma, pintura en aerosol y mucha lentejuela un penacho con el símbolo nacional y era el centro de atención en todo Copacabana. Es realmente una tarea bastante sencilla y muy divertida el poder reconocer a un paisano dentro de muchos aficionados de futbol.

Los partidos en cuestión pasan a segundo término y hoy me percato que si dudaba del ambiente mundialista al no ver banderitas en las calles y al escuchar los reclamos locales, el simple hecho de ver a muchísimos mexicanos mezclarse en un abrazo enorme, compartir chelas a diestra y siniestra, cantar más de 15 veces seguidas el “Cielito lindo” y hacer bailar a muchos extranjeros arrítmicos el “Mariachi loco”, es realmente algo digno de admirarse.

Las copas del mundo siempre me brindan muchas enseñanzas y esta no es la excepción. Paisanos que en un día común y corriente se “mentarían la madre” en el tráfico hoy son hermanos de sangre, porque más allá de una pelota rodando sobre el campo de juego, el futbol une pasiones, desconoce estrato social y hoy a miles de kilómetros estamos aquí apoyando a nuestra selección, esperando el silbatazo de nuestro siguiente partido para unirnos en un grito de guerra.

4,3,2,1 ¡Clarketazo!

@Clarketo

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK