Las joyas de la basura

Impulsan el reciclaje de botellas, al tiempo que brindan una oportunidad laboral a personas
Elizabeth Palacios
13/04/2015 - 03:00

Cuando Adriana tuvo a su hijo siendo apenas una jovencita soltera, sabía que tendría que afrontar muchos retos. 

Como muchas madres solteras adolescentes, Adriana Robles tuvo que enfrentar el reto de salir a la calle, dejando a su hijo al cuidado de su madre para buscar el sustento.  Sin estudios formales y sin saber exactamente cuál era su pasión en la vida, Adriana buscaba un trabajo como la única puerta de supervivencia para ella y para su hijo pero siempre terminaba abandonando cada empleo. Los horarios,  sueldos bajos, la falta de flexibilidad de permisos para ausentarse cuando su hijo enfermaba eran sólo algunas de las dificultades  en el panorama laboral de Adriana. Hasta que conoció a José Luis, un ingeniero que le cambió la vida.

José Luis Pérez había trabajado durante 10 años en el área de sustentabilidad de una fundación de una conocida empresa del mundo cervecero. Sin embargo, algunos años antes de conocer a Adriana había vivido su propia crisis personal.

Desmotivado y cansado de la zona de confort, José Luis se preguntaba si tenía la vida que había soñado. No parecía faltarle nada. Tal vez por eso lo tacharon de loco e impulsivo cuando decidió dejar lo que para muchos era “una buena vida” para ir en busca de lo que sólo él mismo sabía que le faltaba: la pasión por el trabajo.

Después de años de analizar el impacto ambiental de los envases de vidrio que utilizaba aquella empresa cervecera,  —las botellas duran en el planeta más de mil años—, José Luis supo que en aquellos recipientes tirados en la calle, estaba no sólo su futuro, también el de mujeres como Adriana.

Así nació Cerrando el Ciclo, una asociación civil sin fines de lucro dedicada a generar proyectos para el manejo de residuos promoviendo el acopio, re-uso y reciclaje, transformándolos en productos útiles o decorativos con programas de inclusión laboral. 

Cerrando el Ciclo nace de la innegable necesidad de sensibilizar a la sociedad sobre los impactos ambientales que genera nuestro estilo de vida con una estrategia de inclusión laboral. Pero también nace de la necesidad personal de José Luis y su equipo, de aferrarse a la sensación de hacer al menos un pequeño cambio que incida en un mundo y que les devuelva el impulso para seguir por la vida cada día.

Adriana está al frente del taller de joyería, orfebrería y muebles que Cerrando el Ciclo, A.C. tiene en Nezahuacóyotl, Estado de México, que colinda con Ecatepec. Ambos municipios, además de ser los más violentos de la entidad, ocuparon tercero y segundo lugar respectivamente en  estadísticas de incidencia de embarazos en adolescentes, según datos del Sistema Nacional de Información en Salud (Sinais) 2012. 

Adriana y otras mujeres trabajan cortando, triturando, lijando y dando forma al vidrio de esas botellas recuperadas de la basura para transformarlas en piezas decorativas, artículos de joyería y hasta en muebles. Los diseños son creaciones colectivas, se trata de dar rienda suelta a la creatividad de todo el equipo. Adriana no tenía idea de que tenía el talento de crear una joya y ahora sabe que la gente no sólo la compra porque es bonita, también porque los que compran la joyería de Cerrando el Ciclo, saben que detrás de cada pieza está el trabajo de mujeres como ella y la voluntad de quienes han recolectado miles de botellas para su reuso.

Julia Novelo es diseñadora gráfica y está a cargo de la comunicación y comercialización de los productos creados por las mujeres que trabajan en Cerrando el Ciclo. Ella también se cansó de trabajar en esquemas empresariales tradicionales.

Julia descubrió todo un mundo de retos creativos también en el trabajo del vidrio y en el mundo de la comunicación del proyecto. El aprendizaje es continuo, con lo cual, la motivación también se vuelve una constante que inyecta energía a los miembros de este equipo que ha descubierto joyas en la basura cuyo valor viene de la conciencia ambiental y de la valoración del trabajo humano.

 

 

ASÍ LO DIJO

“He aprendido mucho... Es un oficio que ahora tengo y ahora sé que no necesito a ningún hombre para sacar a mi hijo adelante... Me siento feliz al ver que soy creativa y yo no lo sabía”. 

Adriana Robles

 

 

ACÉRCATE

 

Visita  Cerrando el Ciclo, A.C. Calle 33 #144, Depto. A, esq. Av. De las Zapatas, Col. Campestre Guadalupana, 57120, Ciudad Nezahualcóyotl, Edo. de México. Tel. (55)  65.85.08.01

www.cerrandoelciclo.org

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK